Cult of Chucky - Don Mancini, 2017


-DIRECTOR: Don Mancini
-GUIÓN: Don Mancini
-AÑO: 2017
-DURACIÓN: 91 min.
-PAÍS:  Estados Unidos
-MÚSICA: Joseph LoDuca
-FOTOGRAFÍA: Michael Marshall
-REPARTO: Brad Dourif, Jennifer Tilly, Fiona Dourif, Alex Vincent, Michael Therriault,Elisabeth Rosen, Zak Santiago, Summer H. Howell, Grace Lynn Kung,Allison Dawn Doiron
-PRODUCTORA: Universal 1440 Entertainment

NOTA: 7


Pocas sagas han necesitado con tanta urgencia un lavado de cara como la del Muñeco Diabólico. Lo hizo en 2013 a través de The Curse of Chucky, una película que pasaba página de la odiada por muchos -aunque también tiene su fandom defensor- The Seed of Chucky, para volver a los terroríficos inicios de Chucky como muñeco dispuesto a aterrorizar al mismo tiempo que aseguraba al público un buen baño de sangre. El lavado de cara funcionó de maravilla y además ató algunos cabos sueltos que habían quedado de entregas anteriores, en una película estrenada en un discreto direct to video. Ahora, 4 años después, tenemos la continuación directa: Cult of Chucky.

Cult of Chucky es una película que enlaza esa especie de reboot anterior con la saga original terminada en The Seed of Chucky, consiguiendo una película a medio camino entre la comedia de terror y el tono serio de las 3 primeras entregas de la saga. En ella, personajes ya adultos como Andy, pero también Tiffany, junto con la protagonista de The Curse of Chucky, Nica, configuran un argumento que va a satisfacer al fandom por el paso adelante que hace la saga al justificar algunos hechos que ocurrieron en la anterior entrega. Pese a ello, el argumento de la película es tan disparatado y plagado de baches que solo una séptima entrega de una saga puede tolerar, y todo sea dicho, lo que plantea Cult of Chucky es casi delirante para los seguidores de la saga. Esboza a un Chucky casi como si de un Dios se tratara, como un ser inmortal, definitivo, y es ese culto a la nueva magia negra que apunta el título del que Chucky desatará su maldad.


Personalmente, cuando el espectador se enfrenta a una séptima entrega de una saga, se le debe exigir a los productores por encima de todo una cosa: riesgo. Solo con originalidad se alejarán del simple denominador común que la saga ha mantenido siempre, y pese a que debe seguir presente a cada una de las nuevas entregas que vayan saliendo, una nueva entrega debe aportar siempre una personalidad propia e inconformismo a la repetición de esquemas, algo demasiado habitual en el slasher. En Cult of Chucky hay riesgo, y lo aplaudo. Un riesgo imaginado por director y guionista Don Mancini que gustará más o menos al fandom, pero puedo asegurar que no dejará indiferente a nadie. Insisto, estamos ante una séptima parte, y Mancini consigue que la saga no ofrezca muestras de agotamiento.

Además del riesgo que ofrece Mancini, seguramente lo mejor de la película son esas escenas que unen a Andy con Chucky, que son pocas pero magníficas. Básicamente son escenas de simple dialéctica mutua entre dos seres que se han estado odiando y matando durante varias películas, que dialogan sin un hilo conductor concreto, pero que sirve para desnudar sus personalidades y rebelar lo que sienten en su actual situación. Esa relación casi de amor/odio entre ellos acabará desembocando en un duelo a muerte... y aquí lo dejo.

Es esa simpatía malvada de Chucky que le funciona de maravilla a Cult of Chucky, elevando la película, puntualmente, a un frikismo que solo algunos privilegiados podrán entender, y que mola, mola mucho. Eso no significa que estemos ante una comedia, que nadie piense que volvemos a The Seed, sino más bien el tono de la película es completamente sobrio y además éste se refuerza a través de una fotografía palidosa que encaja muy bien en un escenario carente de vida e ilusión como es un manicomio. Pero un personaje como Chucky ha sabido posicionar su carisma hacia la comedia negra, combinando así el buen terror con un personaje que divierte, asusta y que tiene un carisma inimitable.



A todo eso solo añadir que Don Mancini, guionista de toda la saga, y director de las tres últimas entregas, consigue con Cult of Chucky una película direct to video muy entretenida y con momentos que los fans de la saga no olvidarán. Sí que es cierto que el tramo medio de la película parece atascado, con esa entrada de Chucky al manicomio y toda lucha por parte de Nica por demostrar que está vivo, que se hace larga, al ser estirada como un chicle, para luego llegar a los últimos 30 minutos y concluir de una manera algo precipitada. En todo caso, se nota un buen hacer tras la cámara, y ilusión por no defraudar al fan con la discreción. Yo, noto fuerza en Cult of Chucky, carisma, dialéctica con el público, mucho gore, y aunque también haya muchos baches narrativos la verdad es que se pueden perdonar. Estamos ante una 7a parte destinada al culto, y merece la pena dejarse ir, no tener prejuicios, y divertirse con las macarrererías del muñeco diabólico más hijoputa y inmortal de la saga. 


Comentarios