Entrevista a Barbara Crampton (Sitges 2017)


(Photocall Sitges 2017)

Presentar a Barbara Crampton como introducción a una entrevista no es tarea de fácil. Lo es, en el sentido de que se trata de una actriz conocida y reconocida en el género de terror por su trayectoria artística, pero complicado por la envergadura que han tomado todos y cada uno de los argumentos que emprende a cada debate, a través de su alta capacidad de reflexión y que la ha convertido con el tiempo en el activo femenino más importante que representa a día de hoy el género de terror. Es decir, que es todo un orgullo para el fandom. Y por ello, con su visita al Festival de Sitges para presentar su nueva película titulada “Replace”, solicitamos entrevistarla. Tuvimos suerte y la entrevista se nos concedió, logrando conversar con ella durante unos cortísimos 15 minutos. En este tiempo aprovechamos por encima de todo para preguntarle sobre su primera etapa como actriz, y concretamente por su etapa como víctima en el cine de terror.

En fin, una entrevista corta que dio para lo que dio, quizás menos de lo que esperaba, pero igualmente el hecho de tener a Barbara Crampton a medio metro, lejos de ser algo imponente, su simpatía y predisposición hacen que estar a su lado sea una experiencia completamente agradable. Un recuerdo que nunca olvidaré.


-Bienvenida a la futura República Catalana.

Oh si! Está pasando ahora mismo, muchas felicidades por vuestro éxito!


-Hacia un tiempo publicaste un Tweet en que hablabas críticamente sobre el concepto “Scream Queen”. Eso generó un debate constructivo muy interesante que incluso implicó a otras actrices de distintas generaciones. ¿Cuando interpretabas papeles en películas como “Re-Animator”, “Re-Sonator”, etc., también pensabas igual? ¿Tenías el mismo pensamiento crítico?

No, es un pensamiento que ha llegado con el tiempo. Cuando creces, con la madurez llegas a un punto que te cuestionas más las cosas, y el género de terror también debe hacerlo, que es crecer y cuestionarse algunas de las cosas que se dan por sentadas. Las historias ahora cada vez son más complejas porqué se están mezclando los géneros en el cine y eso genera unas historias muy interesantes, por lo que este concepto “Scream Queen” ya no se debe aplicar. Ahora los personajes femeninos también están creciendo, igual que lo está haciendo la sociedad. Por lo tanto, insisto que debemos distanciarnos de este concepto “Scream Queen”, y deberíamos hablar en las películas de terror sobre las mujeres de un modo distinto, porqué no se puede representar siempre a la mujer de la misma manera como se ha representado en éstas películas, es decir, como una persona que siempre huye de demonios, monstruos o zombis.


-Pese a ello hay actrices que también tuvieron relevancia en los años 80 que viven -e incluso sobreviven- de la etiqueta “Scream Queen”, como Linnea Quigley. ¿Has hablado alguna vez con ella sobre el tema? Creo que tenéis posturas diferenciadas.

Si. ¿Recuerdas el artículo que escribí en la web Birth Movies Death?


-Si, allí explicabas detalladamente el “por qué” de ese tweet, y eso generó todo tipo de respuestas por parte de otras actrices.

En el artículo Linnea Quigley comentó en el final su opinó al respecto. Dijo que no estaba conforme conmigo, y no pasa nada, está bien, en cambio otras actrices sí que lo estaban. Pero en general yo creo que había más gente que estaba de acuerdo con lo que escribí que en contra.

Quiero añadir también que han sido los periodistas lo que nos han impuesto éste término, no nosotras las actrices. No ha surgido nunca este término por parte de directores o guionistas, sino por la prensa, que de alguna manera nos ha limitado como actrices.


-En esta primera etapa como actriz, quizás por modas y tendencias del cine de la época, apareces en algunas escenas desnuda. ¿Como afronta este tipo de escenas una actriz? Y también, ahora ya pasados 20 años desde entonces, en algún momento tu vida te ha incomodado recordar esas escenas?

Lo que me incomoda es que me hagan este tipo de preguntas. No me avergüenzo de nada de lo que he hecho, simplemente son partes de la historia que hay escrita en un guión. Creo que en el arte escénico la vida se puede explorar de muchas maneras, y considero que en el cine no solo se puede abordar la vida con el desnudo, sino también con la pasión desbordada, con violencia, el asesinato, etc. Yo creo que son elementos de la vida que hemos de ver desde el cine, y de hecho muchas de estas películas ochenteras se han convertido en clásicos.


-Lejos de incomodarte, mi intención era labrar el terreno para la siguiente pregunta. Quería preguntarte sobre el acceso de las chicas jóvenes en los años 80 al mundo del cine, ya que según opiniones de otras actrices que triunfaron en los 80 como Brinke Stevens o la misma Linnea Quigley, ellas nunca han negado de que la sexualidad les abrió la puerta del cine. ¿Realmente los productores de la época como Charles Band o Roger Corman, entre otros, trataban de es modo tan misógino a las jóvenes actrices que querían empezar en la industria del cine? ¿Les exigían sexualidad para entrar en el cine?

Pues no lo sé. Sí que es cierto que las historias que se explicaban en las películas de aquellos tiempos solían haber escenas con mujeres desnudas o directamente practicando escenas de sexo, pero ahora ya estamos en otra época. Pienso que quizás hemos ido de un extremo a otro, pero esto es parte de nuestra historia. Lo que vivimos las actrices que comentas y yo, era la interpretación de otro tipo de papeles, unos papeles más apropiados para nuestra juventud que ahora a nuestra edad. Mis papeles ahora suelen ser de madres, científicas, etc., y cuando era más joven interpretaba papeles que implicaban la novedad, la sexualidad, lo propio de aquella época, algo que con el tiempo es inevitable que acabe quedando más de lado. Son épocas y situaciones distintas, y por suerte todo está evolucionando en su conjunto.


-Y ya que ha habido una evolución en la manera de producir y explicar historias en el cine de terror en los últimos 25-30 años, ha cambiado lo suficiente?

Si, los suficiente. Como comentaba las historias han cambiado, han evolucionado, y cada vez los personajes son más complejos en las películas de género, y también se están mezclando los géneros en el cine. Podemos encontrar cine de terror pero también con un poco de comedia, y todo en su conjunto también implica los entornos de la mujer.


-Seguramente el cambio más notorio del cine de terror en los últimos 5-10 años es la implicación de mujeres dirigiendo películas de terror, a diferencia de la tónica dominante en el s. XX, que ha sido marcada por la mirada masculina. Ahora está apareciendo la visión femenina en el cine. ¿El futuro del cine de terror pasa por la mirada de las mujeres?

Espero que sí. Ojalá tangamos las mujeres tanta representación en el cine igual que la han tenido los hombres. Es cierto que cada vez hay más mujeres directoras y también productoras, pero aún es complicado para una mujer acceder a este mundo, y eso implica también darles total libertad creativa. Creo que poco a poco nos estamos equiparando a los hombres y vamos mejorando el papel de la mujer en el cine.


-Ya a la actualidad, has vuelto al cine, incluso para producir películas como “Beyond the Gates”, en lo que podríamos considerar como tu segunda etapa en el cine. Primero de todo, ¿Qué es lo que te condicionó a volver al cine y, también, qué priorizas a la hora de escoger un guión? Lo que más destaca a simple vista es que sueles trabajar con directores muy jóvenes.

Me gusta mucho que me digan que tengo una segunda etapa en el cine (risas). Dejé el cine durante unos años debido a que me quise centrar en la familia, pero yo soy actriz, me gusta el cine de terror, y quise volver al genero para ejercer mi profesión. Ya tengo una edad y ésto implica interpretar otros roles distintos en mis nuevas películas respecto los que hice en otra época, y es por ello que también condiciono el tipo de guiones que escojo. Ahora, con “Replace”, la nueva película que he venido a presentar en Sitges también trabajo con un director debutante, y lo hago porqué considero que los jóvenes de hoy son los que tienen mejores historias que contar. El cine ha cambiado, y ellos han crecido viviendo este cambio.


("Replace")

Comentarios