La Piel Fría (Cold Skin) - Xavier Gens, 2017


-DIRECTOR: Xavier Gens
-GUIÓN: Eron Sheean, Jesús Olmo (Novela: Albert Sánchez Piñol)
-TÍTULO ORIGINAL: Cold Skin
-AÑO: 2017
-DURACIÓN: 101 min.
-PAÍS: España
-FOTOGRAFÍA: Daniel Aranyo
-REPARTO: David Oakes, Ray Stevenson, Aura Garrido
-PRODUCTORA: Coproducción España-Francia; Babieka / Kanzaman / Gran Babieka / Ink Connection / Pontas Film

NOTA: 7


Hace años que se habla de la adaptación cinematográfica de La Piel Fría, la novela de éxito del escritor catalán Albert Sánchez Piñol que finalmente ha sido llevada a la gran pantalla a través de un guión escrito por Jesús Olmo, y dirigida por el francés Xavier Gens (Frontière[s]). Una novela que reflexionaba sobre ciertos aspectos sociológicos y evolutivos, como es la soledad y la curiosidad hacia el diferente. En ello, autores como Darwin intervienen en el discurso echando cucharada a una historia que mezcla la supervivencia, con la evolución de las especies por estricta necesidad a compartir entornos con otros, algo que no es más que una necesidad imprescindible para no defallir como especie.

La historia trata sobre un joven llamado Friend que llega a una remota isla que está solo habitada por un tal Gruner -quien controla el faro de la isla- para trabajar durante un año allí, un trabajo que se basa en controlar los vientos que se producen en la isla. A los pocos días el joven descubrirá que la isla está habitada por unos seres extraños que muestran hostilidad hacia él, algo que le unirá a Gruner a combatir el asedio que les ocasionan cada noche, y así lograr sobrevivir. Entre medio de ellos dos, uno de esos seres extraños convive con Gruner, con quien mantiene una extraña relación, también sexual.


Ante todo lo que más sorprende de la película es el gran trabajo que el equipo ha hecho en un entorno tan remoto como el de la isla. Un entorno volcánico, de rocas escarpadas y humeante por el magma interno en el subsuelo, que de bien seguro no se lo puso fácil a Xavier Gens para organizar el rodaje. No obstante el resultado es magnífico, al conseguir planos de grandísima belleza tanto por sus vistas de naturaleza salvaje como también por mantener un ritmo cinematográfico intenso.

(Gruner (Ray Stevenson))

Probablemente lo más flojo de la película es su protagonista Friend, interpretado por David Oakes, con un personaje que debe mantener el discurso narrativo a través de sus reflexiones basadas en las distintas experiencias que vive. Llega a la isla huyendo de la guerra, de la sociedad bárbara que le rodeó durante un tramo de su vida, para llegar a una isla casi desierta y paradisíaca con la intención de aislarse, pero sin quererlo acabar sacando el ser primitivo que lleva a dentro. Es decir, que La Piel Fría es una película que habla sobre como Friend empieza siendo uno y termina siendo otro, y por qué motivos socio y antopológicamente hablando ocurre ésto. Para ver toda esta evolución del personaje de Friend, La Piel Fría usa puntualmente la voz en off del protagonista para contar sus reflexiones, también sus sensaciones, como por ejemplo su atracción hacia Aneris, la criatura que convive con Gruner. Temas como la soledad, la necesidad a la unión para preservar el linaje, la atracción sexual inmoral, la confianza a lo desconocido, y la voluntad a romper con todo ésto para dejar ir los deseos primitivos, todo ello es lo que desemboca a un final rompedor. Por lo tanto, David Oakes tiene una responsabilidad enorme en La Piel Fría, y a mi parecer demasiado frío se encuentra durante toda la película. Por contra, su compañero Gruner (Ray Stevenson), sí se le ve más cómodo y expresivo, mostrando mucho mejor una evolución dramática. La verdad es que el personaje de Gruner se hace querer, como también el de la criatura.


El diseño de la criatura es magnífico, mezclando los maquillajes con el CGI dando un resultado bastante correcto, que la aproxima entre un anfibio y reptil. La criatura principal, bautizada a media película como Aneris, está interpretada por la actriz española Aura Garrido. De todos modos, recuerdo cuando leí la novela hace ya bastantes años que la criatura era más grande físicamente, y en la película se muestra de la talla de un hombre adulto.

(Aneris (Aura Garrido))

El final de la película sí es idéntico al de la novela, a través de un guión a cargo de Jesús Olmo, con las mismas reflexiones, el mismo punch, y los mismos personajes. Nada varía. Solo objetar un desarrollo del mismo un tanto precipitado, al dar poco margen a la maceración de los acontecimientos que ocurren y además del acceso a llegar a las correspondientes conclusiones por parte del espectador que La Piel Fría plantea. Igualmente, es acorde con la novela. Eso sí, menos fiable es un detalle importante de la novela y que no se ha incorporado a la película, como es la relación sexual de Friend con Aneris. Se intuye de modo muy sutil en una escena, pero en el fondo se ha obviado mostrar. Según el director Xavier Gens esta decisión fue estrictamente suya, para así mostrar un personaje femenino fuerte, contrariamente a la visión completamente machista de la novela, que muestra a un Friend igual de dominante que Gruner con la criatura. Supongo, y solo supongo, que son decisiones basadas en el políticamente correcto para una película que se prevé altamente taquillera, pero no deja de ser una decisión absurda que colisiona de cara con el final de la película.

(Friend (David Oakes))

Si miras el abismo, recuerda que el abismo también te mira a ti”, citaba la película en su inicio. La Piel Fría juega a eso, a que lo desconocido provoca curiosidad, y no siempre debemos confiar. Estamos ante una película bella, con discurso, sensible, y dura a ratos, pero también con decisiones fallidas por parte de Gens. La Piel Fría es una película correctísima, pero lo es demasiado, incluso el montaje parece haberse hecho a partir de un manual académico. Lástima de ese paso más que podría haber hecho la película tanto en la forma como en el riesgo a explicar el trasfondo de la novela, que hubiera elevado la película de una simple y bastante fiel adaptación, a pasar de esta corrección al sublime.


Comentarios