Asesinos en serie en el cine: Charles Manson


Charles Manson murió el pasado 19 de Noviembre de 2017 con 83 años de edad, en la cárcel de Corcorán (Estados Unidos), lugar donde llevaba recluido 46 años por una condena de cadena perpetua. La sentencia fue dada el 29 de marzo de 1971 tras la decisión del juez a condenar a Manson por planear y ordenar múltiples asesinatos, entre ellos también el de Sharon Tate, con su secta llamada The Family. Llegados aquí, pienso que la biografía de Charles Manson se puede encontrar fácilmente en Internet o en cualquier libro de asesinos en serie, y es por eso que no me voy a extender en este campo, y en cambio sí lo pretendo hacer en este post en otro campo que creo que no está tan explorado, como es el de las adaptaciones cinematográficas que ha tenido su figura.

Lo primero que puede venir en mente relacionando “cine” y “Charles Manson” es el reciente anuncio del cineasta Quentin Tarantino, que anunció hace unas semanas que adaptará la biografía de Charles Manson en lo que será su nueva película, justo cuando se supo que Manson estaba enfermo y le quedaban unos pocos días de vida. Quizás el anuncio de Tarantino fue un tanto oportunista, pero cinematográficamente hablando lo cierto es que el director estadounidense tiene un material base con Charles Manson la mar de desquiciado, y nadie puede dudar que tras su mente cargada de cinefilia y locura puede acabar saliendo una película más que interesante. Además, aparentemente, la película se alejará de todo lo que le hemos visto a Tarantino hasta la fecha, al tratar temas como las sectas y asesinatos, seguramente un cine cercano al de terror. Por cierto, el actor Leonardo DiCaprio y la actriz Margot Robbie (Suicide Squad (2016)) parecen confirmados para el reparto de la película.

Pero más allá de Tarantino las adaptaciones cinematográficas de la figura de Charles Manson se remontan ya a 1970, justo dos años después de que se descubriera el caso. Aparecieron numerosas películas tras el boom mediático del caso, unas obras que pretendían jugar con la morbosidad del caso al recrear en sus argumentos los actos criminales ordenados por Charles Manson, incluso interpretando a las víctimas reales del caso como a la propia Sharon Tate. Pero también hubieron muchas otras producciones situadas a principios de los años 70 que simplemente aprovecharon el tirón comercial del caso Manson para promocionarse, además de incluir en el contenido de sus obras todos los estereotipos -falsos o reales- que envolvían el caso Manson: actos satánicos, mostrar a hippies barbudos, drogas, sexo y música psicodélica. También surgieron películas que mencionaban el caso Manson, como en Multiple Maniacs (1970) -uno de los primeros films del carismático John Waters-, en que la protagonista de la película interpretada por Divine afirma ser la autora de los crímenes ordenados por Charles Manson.

Pero vayamos a las adaptaciones fieles al caso. La primera obra que directamente se inspira en Charles Manson es The Helter Skelter Murders (1971) (A.K.A The Other Side of Madness), una película a medio camino entre el documental y la ficción que asegura haber sido rodada realmente en el mismo rancho Spahns (lugar donde Charles Manson adoctrinaba a sus fieles), y que cuenta a través de varios segmentos sueltos una reconstrucción morbosa de los hechos reales. En ella, implícitamente, se representa a las víctimas, como por ejemplo a Sharon Tate, de un modo más caricaturizado que otra cosa, al mostrarlas a todas como a nuevos ricos atraídos por las drogas y el sexo. Y en la misma linea morbosa y carente de rigor también se encuentra The Manson Massacre (1972) (A.KA. The Cult, A.KA. House of Bondage), en que se muestra de nuevo a las víctimas de los sucesos seducidas por la mala vida y cuya ética acaba por volverse a su contra. Un film de explotación pura, con poca calidad técnica y artística y, lo peor de todo, también vacua de rigor.

Con más rigor se encuentra Manson (1973), un film documental que apuesta por entrevistar a familiares y devotos de Charles Manson y de ese modo aproximarse seriamente al caso real. Algunos de esos testigos que aparecen en el documental fueron miembros de la secta The Family, que fueron entrevistados mientras se encontraban recluidos en la cárcel. Además, Manson (1973) también posee material de archivo, y todo en su conjunto acaba por ser una reflexión sobre la filosofía, sexo, droga y muerte que envolvió a la secta The Family durante su funcionamiento. Un documental que visto hoy puede parecer bastante sencillo en estética y montaje, pero lo cierto es que llegó a estar nominado a un Oscar a Mejor documental.

Snuff (1976) fue otra producción exploitation, pero de origen argentino, un film que acaricia de un modo morboso los sucesos más escabrosos del caso. Si bien esta vez no se utiliza los nombres reales que envolvieron el caso, sí se trata de una película que intenta recrear con cierta exactitud los sucesos que tuvieron lugar la noche que murió la actriz Sharon Tate. Puro cine morboso de índole exploitation, al que hay que añadir que tras ese título, llamado “snuff”, se quiso promocionar la película como una obra en la que se podían ver muertes supuestamente reales.
El formato televisivo también tuvo su respuesta al caso de Charles Manson, bajo su margen alejado de excentricidades y imágenes de crueldad, se apostó por una miniserie titulada en su país de origen Estados Unidos Helter Skelter (1976). La miniserie, de una duración de 194 min., es un serial que apuesta por aproximar al público el caso de un modo riguroso y con minuciosidad. En España la serie aterrizó en 1980, pero lo hizo en una versión reducida en forma de largometraje bajo el título “Manson, retrato de un asesino”. El título original “Helter Skelter” alude a una canción del grupo muisical The Beatles de homónimo título, incluida en el “White Album” (1968), debido a que Charles Manson la interpretó como un mensaje apocalíptico. La miniserie en cuestión narra los hechos contextualizados en el periodo en que se hallan los primeros asesinatos y la posterior investigación policial que llevaría a las detenciones y posterior juicio. El actor que interpreta a Charles Manson es Steve Railsback, el actor que años después interpretaría al otro mítico asesino en serie como es Ed Gein, en el film de Chuck Parello de mismo título producido el año 2000.

Con el tiempo, Charles Manson se acabó convirtiendo en un icono de la cultura popular americana, y fueron apareciendo más producciones culturales que se inspirarían en su figura. Algunas fueron de muy baja calidad como Manson Family Movies (1984), un direct-to-video que falsea unas supuestas grabaciones caseras del grupo; el documental Charles Manson Superstar (1989) que expone las teorías pseudo-filosoficas de Manson; el vídeo experimental The Book of Manson (1989); un interesante documental titulado Charles Manson Then and Now (1992) y que habla por sí solo; o The Manson Family (2003), escrita y dirigida por el casposo y gore-adicto Jim Van Bebber, un film que volvía a recrearse en los sucesos morbosos del caso.

Por otro lado, vale la pena añadir que el actor Anthony Hopkins se inspiró en Charles Manson a la hora de crear su personaje de Hannibal Lecter para El Silencio de los Corderos (1991), al haberle imitado la manera de hablar sin parpadear que tenía Manson.


Pero las adaptaciones a los sucesos criminales orquestados por Charles Manson con su secta The Family siguieron hasta la actualidad. Por un lado hay que destacar que se realizó una nueva producción televisiva titulada Helter Skelter (2004), en que el actor Jeremy Davies interpretó a Charles Manson. La diferencia con la serie televisiva anterior, más allá que esta vez es un telefilm, es que en la presente se apostó más por centrarse en la personalidad de los criminales y sus asesinatos, y no tanto en el proceso policial y judicial que tuvo la serie televisiva de 1976. Se hizo también en 2007 un documental titulado Inside the Manson Gang (2007), en que aprovechando los 35 años desde que se descubrieran los terribles sucesos, en él se pretende mostrar abundante material de archivo inédito hasta la fecha.

En 2009 aparecieron dos producciones más. La primera es Manson Girl (2009) (A.K.A. Leslie, My Name is Evil), un filme de terror canadiense inédito en España que trata sobre Leslie Van Houten, antigua reina del baile del instituto y cheerleader que se convirtió tristemente en la más joven de las seguidoras del asesino Charles Manson. Ella fue la encargada de asesinar al matrimonio Leno y Rosemary LaBianca. Ese mismo año también se estrenó The Six Degrees of Helter Skelter (2009) otro filme documental, pero esta vez centrado exclusivamente en el asesinato del matrimonio Leno y Rosemary LaBianca, mostrando hasta 40 localizaciones distintas. Y ésto, sumado a una investigación morbosa que hila teorías sobre las conexiones de la familia Manson con las élites de Hollywood.

Finalmente, llegados al 2014, me queda hablar de hasta tres títulos más. Por un lado, Manson Family Vacation (2014), una cinta indie que identifica a Charles Manson y sus terribles crímenes como un icono popular americano; Luego está House of Manson (2014), que no es más que otro intento de recrear la biografía del criminal; y finalmente Haunting Charles Manson (2014) que es un curioso thriller que plantea una supuesta e imaginativa venganza por parte del cineasta Roman Polanski tras la muerte de su esposa Sharon Tate.


Y a todas estas películas habrá que sumarle la nueva película de Quentin Tarantino, como comentaba antes. Todavía estamos por ver qué perspectiva aplicará a su nuevo film, pero lo que si está claro es que no será una caricia a la cara, y que el rigor no será la obligación moral del cineasta. Nos lo pasaremos bien, seguro!



---> Para saber más del caso y también sobre las adaptaciones cinematográficas, recomiendo leer el libro “Simpatía por el diablo. Serial Killers de cine”, escrito a cuatro manos por Jose Manuel González-Fierro Santos y Francisco Javier González-Fierro Santos. Editorial: Arkadin Ediciones (2005)

Comentarios