Entrevista con Brian O'Malley, director de "The Lodgers"

De origen irlandés, Brian O'Malley se ha postulado en tan solo dos películas como uno de los directores a tener en cuenta de cara al futuro del género de terror. Debutó al largometraje en 2014 con la brutal Let Us Prey, y ahora en 2017 ha vuelto con otra película ligada al horror: The Lodgers, una obra de elaboración completamente distinta a su anterior al estar ligada al horror gótico. Una polivalencia que determina en O'Malley dos cosas: fidelidad al género de terror, y capacidad para explicar historias de temáticas distintas.

The Lodgers ha supuesto para Brian O'Malley cerrar la 50 edición del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Sitges, siendo así la obra clausura de la edición con todo lo que conlleva. Además, ha servido para que el director irlandés visite la capital de cine de terror mundial, Sitges, por lo que hemos podido conseguir una entrevista con él y así poder comentar algunos detalles de The Lodgers. Y, por si fuera poco, también pudimos hablar con la protagonista de la película, Charlotte Vega, en una interesante entrevista que en los próximos días también subiremos a la web para que podáis leerla. De momento aquí os dejo con lo que dio de sí la charla que tuvimos con el director Brian O'Malley.

Entrevista a Charlotte Vega

(Foto extraída del Twitter oficial del Festival Sitges.  Charlotte Vega - Brian O'Malley)


-Buenos días Brian. Antes de todo, felicitarte por tu excelente trabajo en “The Lodgers”. Me ha gustado tu película.

Muchas gracias.


-Lo primero de todo es preguntarte por el guión. ¿Qué detalles le encontraste que te convencieron para dirigir “The Lodgers”? El discurso narrativo es muy diferente del de tu anterior película “Let Us Prey”.

Mi primer contacto con “The Lodgers” fue cuando la fuimos a presentar Let Us Prey al festival de de cine de Montreal, momento en que a los productores de mi primera película les llegó el guión y me pidieron que le hiciera una ojeada, y la verdad es que tras leerlo me enamoré de él. Me considero un gran aficionado de las novelas de literatura gótica, y sobretodo mientras estaba leyendo el guión, concretamente al llegar a la página 15 -que es cuando Rachel conoce a John en el bosque-, hay una frase que dice “no sé si podrás seguirme”. Es simple, pero me pareció preciosa y logró enamorarme. Fue cuando dije que quería dirigir “The Lodgers”.


-Hablas de influencias de la literatura gótica. ¿A la hora de plasmar el universo estético de la película has tenido algún referente literario o cinematográfico en concreto?

Soy un gran fan de M. R. James [Montague Rhodes James], un escritor británico de novelas de fantasmas, y creo que “The Lodgers” tiene mucho que ver con el universo que expone en su obra, porqué se basa más en la impresión que se tiene sobre algo que por las cosas horrorosas. Creo que por este detalle mi película se puede relacionar con las historias de M. R. James. Respecto al cine, debo decir que hay una película de los años 60, “The Innocents” [A.K.A “Suspense” (1961)], que para mí es la mejor historia de fantasmas que hay, y yo diría que “The Lodgers” es casi como una hermana. Tuve muy presente “The Innocents” a la hora de crear la película.



-Pese a este respecto que comentas por esos referentes literarios y cinematográficos de corte clásico, en “The Lodgers” hay bastantes efectos especiales, por lo que se aprecia una preocupación por las nuevas generaciones. ¿Ésto para tí era algo prioritario?

Si, hemos tenido que tener en cuenta que pese a tratarse de una película con un fondo de corte clásico, tratando una historia de sucesos que ocurren en el pasado, la realidad es que estábamos haciendo una película pensada para el público moderno. Por lo tanto, si me puedo beneficiar que con los efectos especiales puedo tener a 6 Rachel(s) o 6 Edward(s) en el agua y puedo crear esos vacíos tan místicos, pues bien, me aproveché encantado de los beneficios de los efectos especiales modernos. De todos modos, nunca quise que fueran los puntos principales de la película, sino como un elemento más para poder explicar la película.


-Ahora que comentas lo del aguan, en la película se pueden ver algunas escenas rodadas precisamente bajo el agua. Parece algo muy complicado de hacer, sobretodo por la comunicación los actores. ¿Realmente fue algo tan complicado de rodar como aparenta?

Si, efectivamente esas escenas están rodadas bajo el agua. El problema de rodar este tipo de escenas es que el proceso es extremadamente lento, como un cuarto de la velocidad con la que grabas habitualmente. Lo que hice fue partir las escenas por segmentos, más que nada porqué no quería arriesgarme a no lograr terminar el rodaje de una escena. Cada día rodábamos 15 de esos segmentos, que son muchísimos para rodar bajo el agua. Entonces nos ceñimos a este planning tan estricto, y finalmente lo que se ve en la película es todo lo que conseguimos rodar. Fue difícil también por los actores, también por los operadores de cámara, e incluso para mí a la hora de comunicarme con los actores, pero por suerte disponíamos de un cámara especializado que anteriormente había trabajado para el documental “Planet Earth” que solucionó el problema. En este documental se utilizó en algunas escenas un sistema de comunicación con el que el equipo de dirección podía comunicarse bajo el agua, y en nuestro caso lo utilizamos con los actores. Por suerte, con esta ayuda técnica, facilitamos mucho las cosas. De todos modos insisto que es un proceso muy lento.



-Otro punto a destacar en de “The Lodgers” es la mansión que aparece, que ayuda a pontenciar ese aislamiento de los protagonistas y también da una sensación como que es imposible ser feliz allí dentro. ¿Cuando empezasteis a buscar localizaciones, al ver esa mansión, ya directamente os disteis cuenta que era la ideal para la película?

Es una bonita observación la que haces. Justo cuando entras en esa mansión parece que viajes en el tiempo, y yo nunca había tenido esa sensación viajando por otros sitios del mundo, porqué es como si viajaras 700 años al pasado. Las escaleras, o más concretamente en las barandilla de la escalera principal, podías sentir el aceite de las manos de la gente que siglos atrás se agarró a ella. Era una mansión que estaba en condiciones decrépitas, y sobretodo nos quedamos con que se podía sentir la presencia de otras generaciones, de personas que habían caminado por allí, pero también era una sensación muy triste porqué sentías como que la casa no tenía corazón. Fue todo como una sensación de tragedia. De hecho, cuando compras una casa antigua lo primero que haces es pintar las paredes, pulir el suelo, y en general lo que quieres es borrar todas las marcas del pasado, y en cambio en esta mansión hay como evidencias de un pasado que invita a viajar en el tiempo. Fue una sensación muy bonita.


-Ya en tus dos películas “Let Us Prey” y “The Lodgers” ambas muestran a dos personajes femeninos interpretados por Pollyanna McIntosh y Charlotte Vega que demuestran ambos una fortaleza física y mental considerable. ¿Tu intención es el de poner en duda que la mujer es el sexo débil?

Pienso que para las mujeres es más difícil superar ciertos obstáculos y esto hace que lo que puedan conseguir sea más heroico. El hombre quizás tiene la fuerza física pero la mujer tiene una fuerza más psicológica, y aunque quizás no sean tan fuertes físicamente pueden llegar a ser rivales temibles. Con ésto insisto que las historias protagonizadas por mujeres le dan un punto más heroico que si hubieran sido protagonizadas por hombres. Creo también que esta heroicidad de la mujer viene ligada por la figura materna. Yo me siento seguro si veo una película en que la protagonista es un personaje femenino el que lidera, quien tiene el control, y de hecho en “Let Us Prey” el personaje que interpreta Pollyanna McIntosh es un poco como Ripley [Alien], ya que tiene esta presencia física como la de Sigourney Weaver. Por lo tanto, cuando leo un guión, y concretamente cuando leí el de “The Lodgers”, vi que había otro personaje femenino que lideraba la historia y fue cuando pensé que era positivo. Hemos tardado mucho en hacerlas, pero estoy muy orgulloso mis dos películas, y sobretodo que tengan este tipo de personajes femeninos tan fuertes.

(Charlotte Vega)

(Pollyanna McIntosh)

-No hay tiempo para más, nos echan. Muchas gracias por tu tiempo Brian.

Gracias a vosotros.


Comentarios