Entrevista a Alexandre Bustillo y Julien Maury, los "enfants terribles" del cine de terror francés

Los realizadores franceses Alexandre Bustillo y Julien Maury, responsables de títulos tan emblemáticos de aquella oleada de cine de terror francés como À l'Intérieur (2007) o Livide (2011), vinieron al Festival de Sitges para presentar su última producción: Leatherface (2017). Leatherface es la precuela de La Matanza de Texas (1974), un film en que se desvelan los orígenes de Caracuero, así como a la vez sus responsables ofrecen un lavado de cara a la saga a través de la aplicación de una nueva perspectiva que, según dicen Bustillo y Maury, sorprenderá a los fans. También, y no menos importante, se trata de la primera película que ambos realizadores dirigen para el mercado estadounidense.

Con su visita al festival, pudimos entrevistar a Alexandre Bustillo y Julien Maury. Lo hicimos acompañados de otro medio, del magnífico blog de género de terror La abadía del Berzano, y que juntos -además de la ayuda en la elaboración de las preguntas por parte del crítico y amigo Rubén Pajarón-, pudimos desgranar los detalles de Leatheface. No menos importante quisimos preguntarles también por su opinión del remake Inside (2016), dirigido por Miguel Ángel Vivas, el film que supone la revisión estadounidense de su obra À l'Intérieur. Finalmente, tuvimos tiempo para preguntarles sobre como ven el pasado, presente y futuro cine de terror francés. En fin, una charla exquisita, de generosas respuestas, y sin tapujos a la hora de ser sinceros.


-Desde hace años vuestros nombres estuvieron ligados a distintas franquicias del cine de terror estadounidense, y al final os habéis decantado por realizar “Leatherface” (2017). Esta decisión responde a un interés personal, o simplemente es una respuesta a una reclamación de la industria?

JM: Hace 10 años desde que hicimos nuestra primera película y desde entonces hemos recibido ofertas para dirigir producciones muy interesantes, y entre ellas también ha habido la oportunidad para dirigir remakes -o “reciclar” también-, que finalmente hemos rechazado. Pero esta vez ha sido diferente. Cuando nosotros recibimos el guión de “Leatherface” nos quedamos sorprendidos, porqué somos fans del género de terror y al ver que a la portada del guión que ponía “Leatherface” dijimos: “¡wow!” (risas). La razón por la que aceptamos este reto fue porque los diferentes 8 episodios de la saga tienen una misma estructura narrativa, es siempre lo mismo, sobre unos jóvenes adolescentes que se pierden a la merced de la familia de Caracuero y acaban siendo asesinados. Por contra, el guión de “Leatherface” es más una road movie sobre unos jóvenes que huyen de alguien que les persigue, y con ésto nosotros sentimos que aquí podríamos aplicar nuestro universo. De este modo tuvimos la oportunidad de aplicar nuestra mirada más personal y así aportar algo distinto a la saga. En aquél momento pensamos con Alex que a los fans de la saga les gustaría sorprenderse con algo nuevo, y ésto para nosotros fue un reto que quisimos aceptar.


-El guión de la película viene firmado por Seth M. Sherwood, pero quisiera saber si Tobe Hooper ha tenido algún tipo de implicación en él o en otros terrenos de la producción.

AB: Tobe Hooper aparece en los créditos como productor ejecutivo. Es evidente que él es el creador de la historia original y los personajes, y para los productores era importante que apareciera en los créditos. Nosotros, como grandes fans de Tobe Hooper, estamos muy tristes por su pérdida, pero nunca le conocimos, y nunca tuvimos ningún tipo de contacto con él para esta película. Fue una mala noticia que nos dejara, y nos dejó justo antes de que se hiciera el primer pase de la película en Londres.


-Comentabais antes que el guión de “Leatherface” tenía unos elementos que la hacían distanciar del canon habitual de la saga. Quisiera saber si vosotros habéis tenido alguna implicación en el guión, es decir, si habéis hecho alguna modificación para haceros más propia la película, o simplemente habéis adaptado lo que ya había escrito?

AB: Cuando nosotros leímos el guión por primera vez ya nos gustó como estaba. Lo veíamos un poco distinto a lo habitual en las películas de “La Matanza de Texas”, y nosotros solo nos preguntamos si sería posible hacerlo más conciso en cuanto al horror. Si, nosotros respectamos la estructura del guión, pero pudimos modificar algo de dentro del guión. Lo que hicimos fue cambiar algunas escenas de violencia. En el primer borrador que quedó después de modificar esas secuencias, lo que ocurrió fue que exageramos un poco la violencia, como por ejemplo la escena del policía que busca a los jóvenes, que es asesinado con la sierra mecánica de un modo bastante bruta. Julien y yo aportamos una mirada a la violencia de esta película mucho más nuestra, y queríamos no decepcionar en cuanto a originalidad y también en cuanto a FX. Pienso que quedó muy bien, y fue muy divertido trabajar este terreno.


-“La Matanza de Texas” es una película con una estética y un estilo muy marcado, y al tratarse de una precuela, hasta qué punto habéis tenido en mente la original? Habéis querido acercaros al estilo que Tobe Hooper tuvo en mente o por contra os habéis querido alejar y mostrar una película distinta?

AB: Para nosotros es la película de terror más intensa que hay, y intentar hacer una película mejor que “La Matanza de Texas” es casi imposible. Con Julien hemos intentado hacer algo completamente distinto, y cuando leímos el guión no estuvimos pensando en el film de Tobe Hooper, y por eso pensamos en otros films completamente extraños en relación al género de terror, como “The Virgin Suicides” (1999) de Sofia Coppola o “Badlands” (1973) de Terence Malick, que es cine poco agresivo y más bien de ritmo tranquilo. Nosotros solo quisimos hacer un cambio en relación a las anteriores entregas de la saga, pero respectando lo que significa “La Matanza de Texas”.


-Esta es la primera película que rodáis en Estado Unidos, ya que hasta ahora todas vuestras películas eran de nacionalidad francesa. ¿Os habéis notado coartados a la hora de tomar decisiones, o bien os han dado barra libre para que hicierais los que queríais hacer?

JM: No, ellos solo querían que hiciéramos una buena película de terror. No importa si vienes de Francia, Italia o Alemania, lo importante son los buenos guiones y que los directores les aporten cosas interesantes. La cosa está en que tenemos maneras diferentes de trabajar, porqué nosotros no trabajamos en estudios y a ellos les gusta controlar el ritmo de trabajo, es por ello que hay que encontrar un balance entre ambos para que todos estemos contentos. Pero nosotros tuvimos suerte al respecto, porqué fuimos a rodar en Bulgaria y esto está muy lejos de Estados Unidos. Entonces, las primeras semanas de rodaje vinieron a Bulgaria trabajadores de la productora, y hay que reconocer que hicieron un buen trabajo, pero Alex y yo finalmente decidimos que su trabajo había terminado y que se podían volver a Estados Unidos. Fue entonces cuando vinieron gente que conocemos de Francia por anteriores trabajos. Esto fue una oportunidad para poder trabajar con nuestro editor habitual, los chicos de los FX, etc., y con todos ellos fue más fácil comunicarse, al tener con ellos una fuerte relación profesional y personal. De este modo, dejamos de trabajar mirando siempre el reloj y también dejándonos estar de formalismos entre compañeros de trabajo. Creo que fue una segunda parte del rodaje más cálida entre nosotros, del mismo modo que cuando rodábamos en Francia, porqué notábamos esa energía en el set de rodaje de anteriores películas, y sin necesidad de tener que ir más despacio por las reglas habituales del modo de rodar que tienen en Estados Unidos. Hicimos lo que nos dio la gana.


-“À l'Intérieur” fue vuestra primera película. Precisamente la vinisteis a presentar en Sitges hace justo 10 años, y 10 años también es lo que ha tardado Estados Unidos en hacer un remake de la película. Supongo que la habréis visto, por eso me gustaría saber cual es vuestra opinión sobre “Inside” (2016), la película dirigida por Miguel Ángel Vivas. Y os pido por favor, sed honestos en la respuesta...

AB: Podemos ser honestos, no hay problema (risas). Pude ver la película en el Fright Fest de Londres, y para nosotros fue una sorpresa ver en la programación un remake de una película nuestra, pero bien, a mi personalmente me gustó, pero solo hasta el final. El final es un “happy ending”, y a mi al menos me gustan los finales con mujeres fuertes que combaten las adversidades, y eso es lo que nosotros hicimos, que fue hacer florecer una especie de infierno con una mujer al frente. Me gustó, pero no del todo.

JM: Honestamente la película está bastante bien hecha, pulida en detalles, y más equilibrada que nuestra “À l'Intérieur”. La verdad es que no acabo de entender por qué se tuvo que hacer un remake, ya que en muchos aspectos se acerca al film original. Y, no creo que solo sea una cuestión de 10 años desde que se hizo el film original, porque cuando haces un remake lo haces porqué tienes una nueva visión sobre la historia, y en este caso estamos hablando que a veces hay los mismos diálogos, a veces incluso las mismas tomas,... y OK, el final es diferente, pero yo a ésto no le veo sentido ni justificación posible. No odio la película, pienso que está bien hecha, bien dirigida, con buenas interpretaciones, buena fotografía,... pero se me hace imposible no dejar de ver estos detalles que no entiendo.


-Julien, veo que a ti no te ha gustado nada de nada...

JM: No, no es que no me gustara (risas), me gustó, pero no soy el juez idóneo para valorar una película mía explicada por otro. Estoy en una mala posición para juzgarla.


-¿Os ha pedido consejo en algún momento Miguel Ángel Vivas?

AB: Antes de que se rodara la película Jaume Balagueró nos envió el guión para que lo leyéramos, fue un detalle por su parte, pero no tuvimos contacto en ningún momento con Miguel Ángel Vivas.


-“À l'Intérieur”, la original, formó parte de aquella oleada de cine de terror extremo francés. Pasada una década, cómo veis aquél movimiento? Y también, como interpretáis que de la noche a la mañana surgieran una serie de directores en Francia que quisieran hacer un cine de terror tan parecido?

JM: Ésta emersión sale de la voluntad de unos productores que en ese momento, junto con televisiones como Canal +, abrieron la posibilidad a dar salida a este tipo de producciones de género. Digamos que fue el lugar y momento idóneo para hacer este tipo de películas. Pero pienso que no fue realmente una “oleada”, es solo la sensación que dábamos al extranjero, ya que una oleada cinematográfica es cuando se producen 20 películas de terror al año, y en Francia no se dio el caso, ya que como mucho se hacían dos películas de terror al año. Ahora este tipo de producciones de género de terror parece que se han dejado de hacer, y se nota en el hecho que a lo largo de los 10 años se han ido produciendo cada vez menos películas de terror en Francia. Pienso que las cosas están cambiando en nuestro país, y el mercado tiene mucho que decir al respecto, ya que plataformas como Netflix, Amazon, etc., son las que están cambiando las reglas. Lo que nosotros ahora notamos es que los productores han influenciado a los franceses de manera que ahora ellos vuelven a querer ver cine de género de terror. Quien sabe si ahora habrá una verdadera oleada en Francia (risas), pero en todo caso llegaría de otra manera de como lo hizo este cine de terror francés al que hacíais referencia. Hoy aparecen películas con estilos y intenciones muy diferentes, como por ejemplo “Raw” (2016), que ha sido un gran éxito en Francia, y que es una película que no da prioridad ni gore ni al canibalismo, sino que queda todo más tapado con una fina capa de horror. Esto es lo que ahora se está poniendo de moda en Francia, porqué la gente quiere ver este tipo de películas. Y este cambio puede ser interesante, ya que esta vez no hará falta ser fan del gore para ver y disfrutar de una película de terror francesa.


Comentarios