My Friend Dahmer - Marc Meyers, 2017


-DIRECCIÓN: Marc Meyers
-GUIÓN: Derf Backderf, Marc Meyers
-AÑO: 2017
-DURACIÓN: 107 min.
-PAÍS: Estados Unidos
-MÚSICA: Andrew Hollander
-FOTOGRAFÍA: Daniel Katz
-REPARTO: Ross Lynch, Vincent Kartheiser, Anne Heche, Dallas Roberts, Miles Robbins, Alex Wolff, Cameron McKendry
-PRODUCTORA: Ibid Filmworks / Aperture Entertainment / Attic Light Films




Cuando hablamos de asesinos en serie solemos hacerlo desde la perspectiva de los acontecimientos trágicos que han provocado a la sociedad. Asesinatos, torturas, violaciones, canibalismo, etc., detallan hasta qué punto llegó su maldad (o enfermedad, según se mire), pero estos sucesos no son más que la culminación de un proceso de transformación psicológica desde ya bien jóvenes que les ha llevado a hacer lo que han hecho. Es quizás ese origen, ese “por qué motivo” puntualmente aparecen asesinos en serie, del que debería debatirse más y plantearse si es posible detectar los casos para así prevenirlos.

My Friend Dahmer es un biópic del asesino en serie Jeffrey Dahmer en que se relata únicamente su juventud, la etapa justo antes de empezar a asesinar. Se trata de una película estadounidense escrita y dirigida por Marc Meyers en que centra la mirada a las experiencias y entorno de Dahmer, un entorno que acumula todos y cada uno de los tópicos que podemos imaginar en la juventud de un asesino en serie: entorno familiar distorsionado, sociopatía, fetichismo por los animales muertos, sexualidad reprimida, alejamiento del hogar, etc. Dahmer fue eso, y Meyers lo explica con mucha corrección y sin morbo, a través de una historia que adapta el contenido de la novela gráfica de Derf Backderf, de homónimo título.


El estilo que aplica Meyers a la película es de una corrección que a mi gusto es excesiva. Da la sensación que My Friend Dahmer es un producto pensado para emitirse por televisión, y por ello evita recrearse en ciertos detalles morbosos que sí deberían tener cabida, como por ejemplo las matanzas de animales, algo por lo que la película pasa de puntillas. El resto es casi de película de sobretarde, carente de cinefilia aplicada tanto en la dirección artística como a la hora de elaborar el montaje, My Friend Dahmer se limita a cumplir con una corrección base standard que no denota un mimo especial desde dirección, ni tampoco a la hora de aplicar una banda sonora que deje entrever algo especial a la película. Solo interesante en este terreno es la fotografía, que consigue a través de un etalonaje que tiende hacia el sepia, y que junto con el vestuario de la época, da un aspecto retro a la película bastante logrado. Y es que no hay que olvidar que el contexto de la película se sitúa en los años 70.


Personalmente desconozco la novela gráfica de Derf Backderf, y por ello el guión debo valorarlo estrictamente por lo que he visto en la película. En él, adaptado a 100 minutos de metraje, muestra la lucha de Dahmer por abandonar la sociopatía que siempre le había caracterizado, y lo hace intentando llamar la atención de sus compañeros de clase con numeritos absurdos por la calle, todo por sentirse integrado en un grupo de amigos del instituto. En la película, Dahmer necesita integrarse entre sus compañeros, hacer lo que ellos hacen, incluso conocer alguna chica, todo sea para contentar a sus padres que le reclaman integridad social, pero en el fondo esta nueva situación en la que se encuentra Dahmer, completamente alejada de sus verdaderos deseos sociópatas, no sirven para otra cosa más que para hacer darse cuenta al propio Dahmer que la socialización con otros (hacer los que los otros hacen y disfrutan, y en general hacer lo “normal” por su edad), no va con él. Al final, la naturaleza de cada uno siempre acaba imponiéndose, y en el caso de Dahmer, el de la psicopatía. Cabe decir que este proceso de curtido psicopatico del protagonista empieza en la película con bastante fuerza y gancho, pero poco a poco disipa su interés al no ofrecer el guión algo más de consistencia a la que agarrarse, debido a la repetición de esquemas y el más que previsible desenlace de la película. De este modo la fuerza inicial se disipa, y los 100 minutos de película cuestan de terminar.


La interpretación de Jeffrey Dahmer por parte de Ross Lynch es bastante acertada. No solo su caracterización es impoluta, sino que el actor estadounidense dibuja un personaje extraño tanto en su expresión, como forma de andar, miradas, y también en esas situaciones absurdas de reclamo social. Solo quizás se le echa en falta algo más de naturalidad en algunos momentos, pero en general Lynch está convincente interpretando a Jeffrey Dahmer.



En resumen, My Friend Dahmer es una producción sin riesgo, pero solvente. No se interesa por demostrar cinefilia que invite a aplaudir, limitándose a cumplir con una obra destinada a la sobretarde. Eso sí, seguramente estamos ante la única adaptación cinematográfica decente sobre la biografía de Jeffrey Dahmer, y creo que, si más no, My Friend Dahmer ilustra todos y cada uno de los tópicos que puede tener un futuro asesino en serie. Vale la pena una ojeada a la película, es amena, especialmente en su comienzo, ya que trata sobre algo que solemos apartar la mirada y que aquí se representa sin morbos, sin efectismos, y por lo tanto, con un hiperrealismo casi documental bastante interesante -e inquietante-. 


Comentarios