Nos deja Màrius Bistagne, la persona que trajo Dragon Ball a TV3


Hoy, viernes 23 de febrero del 2018, es un día triste para todos los seguidores de Dragon Ball. Se ha podido saber hace apenas unas horas la muerte de Màrius Bistagne, la persona que trajo la serie de animación Dragon Ball (entre otras series y películas de anime) a la Península, concretamente a TV3.

De origen catalán, Màrius Bistagne Fabregat nació el 26 de junio de 1925 en Barcelona, y como comentaba fue la persona encargada de importar Dragon Ball a Cataluña. Todo ocurrió en 1988 cuando Màrius volvió de Cannes con una serie de animación japonesa titulada Dragon Ball bajo el brazo, o si más no lo hizo con los derechos de los primeros 26 episodios de la serie (en aquella época se vendían las series con packs de episodios, y no por temporadas). Los derechos fueron conseguidos al llegar a un acuerdo comercial con la distribuidora francesa AB Distribution, la empresa que en aquella época poseía los derechos de distribución en Europa de Dragon Ball. Esos primeros 26 episodios fueron doblados al catalán y se empezaron a emitir en TV3 el 15 de febrero de 1990 con el objetivo de suplir el hueco que dejó en la parrilla de programación la serie Dr. Slump. Por sorpresa de todos, Bola de Drac (título en catalán) consiguió rápidamente un notable éxito de audiencia, un éxito que supondría un año después su doblaje al castellano y en el resto de idiomas autonómicos. De este modo todas las televisiones autonómicas (Canal Sur, Canal 9, Telemadrid y Televisión de Galicia) pudieron emitir la serie en todo el Estado Español.


No obstante, además de Dragon Ball Màrius Bistagne fue el responsable de importar otras series de animación japonesa producidas por Toei Animation, tales como Dr. Slump, El capitán Harlock, Hola, Sandybell! o El Rey Arturo, entre otras. Por lo tanto, debemos entender que el anime, sin Màrius Bistagne, hubiera tenido en España un impacto muy distinto al que tuvo


Marius Bistagne dobló los animes que importó en su estudio de doblaje Dobi, situado en Barcelona, para luego darles una salida comercial en televisiones o directamente al mercado doméstico. Hay que agradecer también el apoyo que dio TV3 a Màrius por dar salida a esos productos culturales de origen japonés, en una época en que el manga era algo casi desconocido. En el estudio Dobi se doblaron los primeros episodios de los animes mencionados, y cabe decir que la mayoría de ellos fueron dirigidos por el actor Joan Pera.

Todo ésto forma parte de nuestra historia, de nuestra juventud. Y hoy, vale la pena recordar a esa gente anónima como Màrius Bistagne que arriesgó apostando por Japón en cuestión de dibujos animados, y que sin hacer demasiado ruido también abrió la puerta a Goku a la Península, con todo lo que conllevó. Màrius acertó en sus decisiones, y nos cambió la vida para siempre.


Fins sempre Màrius. EPD

Comentarios

  1. Hay gente que necesita morir para que al final sea reconocida por sus méritos. Una pena. Máximo respecto para una persona clave en la vida de muchas personas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario