Sex and Zen - Michael Mak, 1991


-TÍTULO ORIGINAL: Yuk piu tuen ji tau ching bo gaam
-AÑO: 1991
-DURACIÓN: 94 min.
-PAÍS: Hong Kong
-DIRECCIÓN: Michael Mak
-GUIÓN: Lee Ying Kit (Novela: Li Yu)
-MÚSICA: Chan Wing-leung
-REPARTO: Lawrence Ng, Kent Cheng, Elvis Tsui, Amy Yip, Isabella Chow, Rena Murakami,Carrie Ng, Lo Lieh
-PRODUCTORA: Golden Harvest Company / Johnny Mak Productions




Si tuviera que escoger un puñado de películas eróticas, sin duda Sex and Zen estaría entre las elegidas. Se trata de una morbosa curiosidad cinematográfica que lejos de querer explorar el Zen su pretensión es la de excitar al público, pero, por su suerte, tiene más riqueza que la simple sexualidad. Un filme de origen chino realizado en 1991 y que por méritos propios funcionó bien fuera de su país, siendo en Italia, por ejemplo, un país que recaudó hasta 1M de dólares en su estreno. Todo acabó en una saga de, hasta hoy, 4 películas.


Sex and Zen está basada en una novela erótica titulada “The Carnal Prayer Mat”, una novela china escrita por Li Yu en el siglo 17th (dinastía Ming, 1368-1644) que ilustra como un joven se muestra decidido a descubrir el mundo del sexo. Dirigida por el cineasta Michael Mak, la película avanza como si de una aventura se tratara, y casi recuerda a “La leyenda del rey mono” por como su protagonista decide emprender un viaje hacia la lujuria de poder acostarse con todas las mujeres posibles, encontrándose con mil y una situaciones comprometidas, conociendo hombres y mujeres de todo tipo, al mismo tiempo que va descubriendo cada una de las aristas de la sexualidad. Por desgracia, el miembro del protagonista es diminuto, motivo que le conduce a amputarse el pene y colocarse el de un caballo, una decisión que le supondrá la primera de una serie de desgracias que acabarán con su decadencia. Este viaje es emprendido no sin antes haberse casado con una bella y joven mujer, también inexperta en el mundo del sexo, y que tras el abandono de su reciente esposo el destino la llevará a un burdel como terapeuta sexual. Finalmente, ambos se reencontrarán y aprenderán una triste lección, pero no antes sin haber experimentado mucho sexo e incluso un poco de zen.

(escena de la amputación del pene)

Se trata de una obra multidisciplinar en su campo, siendo el sexo un tema primordial tanto en objetivo narrativo como escénico, pero, pienso que aquellos que pueden acusar al cine erótico de repetitivo y aburrido hay que advertir que Sex and Zen es una película que se ve bien. Su sentido del humor acompaña bien a un argumento que nunca pierde de vista la inocencia de un joven con las hormonas por las nubes, y con ello hay que reconocer que a ratos Sex and Zen llega a sorprender por el coqueteo que tiene con los límites del grotesco. Más allá de ese humor que a ratos llega a ser puro delirio, el las escenas de sexo son variadas y curiosas: pueden llegar a ser romanticonas, muy excitantes, zoofílicas, homosexuales, e incluso también con muchas crueldad y perversión. Y es que en Sex and Zen también hay lugar para algunas crueles violaciones rodadas como si fueran peleas de Wuxia (sic). En todo caso, todas ellas, siempre tienen continuas variaciones de posturas, siendo algunas tan extrañas e imposibles que Sex and Zen debería advertir al público sobre tu salud: “¡Precaución! ¡No intentes esto en casa!”.


Personajes que follan como si pelearan en el aire, también bajo el agua, atados, lésbico, homosexual,… todo cabe en Sex and Zen, hasta el punto que le costó a la película el precio de la censura, al ser catalogada por el Ministerio de Cultura de Hong Kong como una película de la Categoría III, aquella que alberga el cine más extremo. Es un cachondeo constante que no aburre, sabe excitar cuando toca, y sabe hacer reír también cuando toca. Aquí, el sexo se convierte en algo espectacular (y bizarro).


Comentarios

  1. Solo por la escena de la amputación de la poya, con esos chispazos de sangre en la cara, ya vale la pena de ver. Podría seguir con la mamada al caballo jajaja Una peli muy divertida. Gran recomendación, a muchos por descubrir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es precisamente su punto de humor grotesco lo que la aleja del prototipo de cine erótico repetitivo y aburrido. Es una película muy interesante.

      Eliminar

Publicar un comentario