Guinea Pig 4: Devil Woman Doctor - Hajime Tabe, 1986


-TÍTULO ORIGINAL: Ginî piggu 4: Pîtâ no akuma no joi-san
-DIRECTOR: Hajime Tabe
-GUION: Hajime Tabe (Historia: Satoru Ogura)
-AÑO: 1986
-DURACIÓN: 52 min.
-PAÍS: Japón
-FOTOGRAFÍA: Junichi Baba
-REPARTO: Mitsuru Fukikoshi, Kobuhei Hayashiya, Masami Hisamoto, Nezumi Imamura,Tamio Kageyama, Ivu, Natsumi Ogawa, Oto, Pîtâ, Rie Shibata
-PRODUCTORA: Sai Enterprise




Cuando hablamos de la serie de películas Guinea Pig solemos centrarnos en sus dos primeras entregas, que son Devil’s Experiment y Flowers of flesh and blood. Ambas fueron producidas por Sai Enterprise y distribuidas por su filial Orange Video House, del mismo modo que se hizo con la 3a y 4a entrega de la serie, para luego pasar a manos de otra empresa llamada Japan Home Video. Esas cuatro primeras entregas, pese a nacer en la misma fábrica, evidencian una notable transformación conceptual que llevó a Guinea Pig a un lavado de cara que la alejaba de la simple tortura con gore extremo en su etapa inicial, para convertirse en un serie donde el discurso narrativo y el humor absurdo tuvieran un mayor peso.

Devil Woman Doctor fue el último título que produjo Sai Enterprise. Es el que mejor evidencia de que Guinea Pig quedó aberrada a algo muy distinto de aquellas dos primeras entregas, y muchos la consideran a día de hoy como el peor título de la saga. La película es una sucesión de cortometrajes que tienen a la Doctora Diablo como protagonista, en que se desarrollan unas historietas con un denominador común: unos sujetos que sufren extrañas enfermedades son ayudados por la Doctora Diablo a curarse… pero a su manera.


Devil Woman Doctor no da crédito a creerse que forma para del corpus de películas de Guinea Pig, y no es tanto por el intento de los productores a aportar cierta frescura -y por lo tanto accesibilidad a otro tipo de público- a una saga anclada a un concepto básico muy radical, ya que otros títulos de la serie que vendrían a continuación como He Never Dies o Mermaid in a Manhole aportarían la misma intención pero con acabados más profesionales y conceptualmente más interesantes. El problema principal es muy simple, y es que la narrativa de la película es algo más compleja que los anteriores films de la serie Guinea Pig, y esto también debe ir en acorde a la puesta en escena, algo que no ocurre. De esta manera Devil Woman Doctor se presenta con un planteamiento si más no original en que predomina un humor extraño, de ese freak japonés que solo ellos entienden, además de una narrativa más dinámica y rica en contenido, y todo ello sin olvidar la sangre y los excesos de violencia que caracterizan la serie. Lejos de conseguir un resultado positivo, ni hace gracia lo que ocurre, el gore escasea, y la irregularidad en cuanto a interés de los fragmentos es más que notable. En general el aspecto de Devil Woman Doctor es de producción amateur, sin apenas actores profesionales, sin trabajo de iluminación, con un gore muy escaso en medios, y si bien los maquillajes son pasables, su conjunto es decepcionante.


Curiosamente Devil Woman Doctor supone el debut (travestido) de un joven Mitsuru Fukikoshi, un reconocido actor japonés que se le puede ver en obras como Cold Fish, y que supuso para la saga Guinea Pig la primera interpretación profesional que acogió.


Devil Woman Doctor es una 4a entrega, elaborada a base de 9 fragmentos independientes que tienen a la Doctora Diablo como protagonista. Es el claro ejemplo de como la saga apartó el gore explícito y la violencia más seca, por un tipo de producciones basadas en la comedia absurda violenta. No necesariamente tenía que acabar siendo algo malo este cambio, pero el resultado es el que es: un desastre amateur, sin gracia ni talento.

Comentarios