México Bárbaro - Varios directores, 2014


-DIRECCIÓN y GUIÓN: Jorge Michel Grau, Isaac Ezban, Laurette Flores Born, Ulises Guzmán, Edgar Nito,Lex Ortega, Gigi Saul Guerrero, Aaron Soto
-AÑO: 2014
-DURACIÓN: 105 min.
-PAÍS: México
-MÚSICA: Joel Alonso, Edy Lan
-REPARTO: Harold Torres, Waldo Facco, Marco Zapata, Mathias Retamal, Barbara Perrin Rivemar, Claudia Goytia, Sara Camacho, Ramón Medína, Rubén Zerecero, Dulce Alexa
-PRODUCTORA: Yellow Films / Raven Banner / Luchagore Productions / Oniria Films / Simplemente





La respuesta mexicana a películas de antologías como VHS o The ABCs of Death fue México Bárbaro, una compilación de cortometrajes de terror basados en leyendas y tradiciones típicas de México. De este modo los cortos consiguieron tener salida comercial en el saturado mercado internacional, algo que individualmente hubiese sido muy complicado. Además, una distribuidora de renombre como Raven Banner ha asegurado su buena circulación, habiendo tenido presencia México Bárbaro en numerosos festivales de género fantástico como Sitges, Morbido Film fest, BIFF, Raindance, entre otros.


La composición de la película está estructurada en 8 historietas de entre 10 y 15 minutos cada una, realizadas a través de directores con experiencia al largometraje como son Jorge Michel Grau, Isaac Ezban y Ulises Guzman, y de promesas debutantes como Lex Ortega (que además se encarga de coordinar México Bárbaro), Gigi Saül Guerrero, Édgar Nito, Aarón Soto y Laurette Flores. En total, 8 realizadores que profundizan en la parte más oscura de la cultura popular mexicana que ha acompañado a sus civiles de generación en generación, desarrollando historias situadas en un entorno urbano actual que revisan la tradición con la fantasía y el horror. De este modo, México Bárbaro ofrece al espectador un compendio de historias (entrelazadas por unos cutre-clips de animación digital) que hablan sobre los ritos sangrientos que suelen acompañar a los cárteles de la droga mexicana, tal como ocurre en Tzompantli; una pesadilla erótica como es Jaral de Berrios; el poder de la sangre menstrual en Drena; un tragicómico relato de Isaac Ezban sobre dos adolescentes asediados por unos míticos seres llamados aluxes, titulado La cosa más preciada; el mito del coco por Lex Ortega en Lo que importa es lo de adentro; un paseo por la casa de muñecas más famosa e inquietante del mundo, de Jorge Michel Grau; pesadillas y venganzas en Siete veces Siete; y finaliza México Bárbaro con Día de los muertos, un relato sexy de prostitutas vengativas muy en la linea de Abierto hasta el amanecer.


Como es habitual en este tipo de producciones hay cierta irregularidad en los cortometrajes, pero me niego a personalizar errores porqué México Bárbaro trabaja como un conjunto tanto en puesta en escena como en concepción del horror, exceptuando los argumentos, claro, algo totalmente opuesto a lo que ocurre en películas como The ABCs of the Death en que cada corto va a su bola y maneja presupuestos diferentes. Lo que más llama la atención negativamente es la falta de coherencia puntual en algunas escenas, afectando a la conclusión de las historias. Es una sensación que me ha provocado la película, quien sabe si debido a que culturalmente procedo de otro lugar y desconozco la profundidad de lo que se cuenta, pero lo cierto es que a ratos cinematográficamente algo falla en algunas historias y no se entiende. En todo caso, aunque se pueda acusar también a México Bárbaro de poca profundidad en lo que explica, lo cierto es que estamos ante un compendio que nunca aburre por su intenso ritmo narrativo y que además los 8 cortos saben mantenerlo. Todo es gracias a que la película se preocupa por ofrecer al espectador historias muy generosas en cuanto a mostrar a seres demoníacos, maldiciones, comportamientos irracionales, venganzas, desnudos íntegros y en general en mostrar todo ese imaginario más trash propio del género, concretamente aquél que no se desliga de la brutalidad en forma de violencia y gore que muchas veces tanto cuesta de encontrar. En México Bárbaro, hay numerosas escenas que dejan mal cuerpo al espectador, e incluso algunas llegan a inquietar.


Concretando un poco más podemos hablar de 4 de los 8 cortometrajes de la película que valen mucho la pena. Destacan Drena, La cosa más preciada, Muñecas y Día de los Muertos, pero la verdad es que son muy recomendables de ver los 8. Sino, como toda antología de cortos, no hace falta ver el conjunto del metraje de México Bárbaro si es que no te apetece, porqué no hay linealidad narrativa entre ellos. Como comentaba, la única linealidad evidente es la calidad en la puesta en escena debido a unos presupuestos similares, y de la tónica en cuanto a concepción del horror que se marca la película.

México Bárbaro es una película que pese a tener cierta irregularidad puede presumir de un conjunto muy disfrutable gracias a que estamos ante puro cine de terror, y tiene momentos bastante malrolleros. Cada uno de sus cortos tiene su particular potencial a la hora de intentar exorcizar al público con pesadillas populares o con los límites de la monstruosidad humana, y por eso recomiendo descubrir ese lado más bárbaro de México, tan bien reflejado en la película.



Comentarios