Aterrados - Demián Rugna, 2017


-DIRECCIÓN: Demián Rugna
-GUIÓN: Demián Rugna
-AÑO: 2017
-DURACIÓN: 87 min.
-PAÍS: Argentina
-FOTOGRAFÍA: Mariano Suárez
-REPARTO: Maxi Ghione, Norberto Amadeo Gonzalo, Elvira Onetto, George Lewis, Agustín Rittano
-PRODUCTORA: Machaco Films / INCAA



¿¡Que carajos es eso!?” Dice uno de los policías que investiga los sucesos paranormales que ocurren en la casa donde se desarrolla gran parte de la película. Esa sería un poco la tónica de Aterrados, una película de terror donde suceden cosas difíciles de explicar, como gente que vuelve de sus tumbas (guiño a Cementerio de Animales), voces en las tuberías de la cocina, entes invisibles que asesinan, fantasmas que salen de los armarios, o cosas que se mueven sin explicación. Unos sucesos que bien pueden remitir al imaginario de las grandes producciones estadounidenses de probado éxito comercial, como las Expediente Warren, que buscan asustar a través de sucesos paranormales, con fantasmas hostiles de aspecto decrépito siempre ayudados por una banda sonora dispuesta a alterarse en los momentos precisos. Quizás la fórmula se repite, pero al final la taquilla no suele engañar, y es así como Aterrados ha alcanzado el éxito.

La película está escrita y dirigida por el argentino Demián Rugna en lo que es ya su cuarta película, y del mismo modo que a James Wan, que le ha funcionado a la perfección comercialmente hablando sus películas, Aterrados también ha sido un fenómeno de masas en su país, Argentina, llegando a ser la cuarta película argentina más taquillera de su historia. Eso si, con un presupuesto mucho más modesto, y logrando un resultado que poco tiene que envidiar a James Wan.


El planteamiento de la película es muy engrescador, con una escena durísima e inquietante. Esa escena plantea la posibilidad de que en unas viviendas pueda haber unas fuerzas paranormales hostiles, algo que lleva a dos policías a investigar lo ocurrido, junto a una médium. Partiendo de aquí el guión se desinfla, teniendo momentos que baja el ritmo de la película, hasta llegar a un último tercio que recupera su fuerza inicial hasta llegar a un final bastante demoledor. No obstante todo queda bastante vacío, con una historia que no consigue sorprender nunca, además teniendo momentos inconexos y cabos sueltos en la trama, lo que acaba por dejar algo frío al espectador en lo que refiere al seguimiento del argumento. Pese a ello, Aterrados trabaja bien una atmósfera terrorífica, situando los tiros de cámara casi siempre en espacios bastante cerrados, y que ayudados por una fotografía oscurecida le sirve para trabajar muy bien ciertos juegos de luces que permiten a la película ejecutar interesantes mecanismos para asustar. Dicho de otro modo, Aterrados consigue la fórmula para asustar al espectador, algo que hoy en día parece complicado de conseguir.

La diferencia con ese cine más comercial de James Wan, y a la vez su virtud, es que las dosis de horror no están desmesuradas, tanto de puesta en escena como de efectos de sonido, y su ambientación malsana le funciona de maravilla. Pese a ello, Demián Rugna no descubre la pólvora en Aterrados, y como todo cine de terror comercial, muchos de los sustos se prevén y no sorprenden, pero no negaré que la sensación de intranquilidad es constante y que algún que otro susto va a dejar agarrado a la butaca al espectador menos asiduo a este tipo de películas.


En cuanto al reparto destaca el comisario Funes que interpreta Maxi Ghione, un personaje que une al resto de personajes de la trama, y además aporta justas y precisas pinceladas de humor. Es sin duda el personaje más destacado. También aparecen un ex médico forense llamado Jano (Norberto Gonzalo), y los investigadores paranormales Albreck (Elvira Onetto) y Rosentock (George Lewis). Estos dos últimos ejecutan sus papeles con solidez, pero quizás están algo desaprovechados en la trama. Cabe decir que el actor Demián Salomón, que interpreta al personaje de Walter, fue el actor con el cual el director Demián Rugna filmó el corto original de la película, titulado Tiene Miedo, del 2002.

Aterrados se la considera como uno de los mejores exponentes del cine de terror Argentino de los últimos años. Sin embargo, se trata de una producción con pretensiones comerciales que se preocupa de trabajar bien el susto y la sensación constante de intranquilidad, pero descuida detalles de la narración que evocan la película a ciertos sinsentidos argumentales. Lo siento pero yo no veo esa solidez narrativa que muchos destacan de ella, pero sí coincido en las solventes interpretaciones, en la negación a emborronar el toque nacional argentino que se palpa en la película (siempre plausible el hecho de mantener la identidad cultural), y de que tiene muy buenas maneras a la hora manejar los mecanismos de terror que emplea. Nada nuevo y con cosas mejorables, pero hay destellos de frescura que hacen recomendable de ver Aterrados. No te la pierdas.



Comentarios