Sitges 2018: Latinoamérica consolida su presencia en la programación de Sitges

Ya contamos por semanas los días que quedan para el inicio del Festival de Sitges 2018. Lo que toca ahora es estudiar el programa, un programa compuesto por más de 100 películas que van repartidas en distintas secciones, por lo que, escoger qué película ver no es una tarea fácil. En este post quiero ayudaros en vuestras selecciones, repasando las producciones de origen latinoamericano que se proyectarán en Sitges. ¿Y por qué cine latino? Pues tan simple como porqué año tras año anda sorprendiendo positivamente al público de Sitges, todo por su buena factura técnica y artística, y también por sus ideas frescas, algo que en su conjunto le está sirviendo para conseguir más presencia en cada edición del Festival de Sitges. Vayamos por partes.

Donde podemos encontrar un mayor número de producciones latinas en Sitges es en la Secció Oficial a Competició, que es donde se albergan las películas que, según el comité de selección del Festival, son consideradas de mayor calidad. Aquí encontramos hasta seis películas latinas, algunas de ellas precedidas de excelentes críticas tras su paso por festivales de prestigio como el de Cannes, y este es el caso de Muere, Monstruo, Muere, el segundo largometraje del director de origen argentino Alejandro Fadel. En Cannes se la pudo ver en la sección Un Certain Regard, entusiasmando a público y crítica, con una película que promete una trama policial con monstruo incluido y que, sin escasear en gore, prefiere trabajar más la insinuación y la falsa sensación de estar a salvo. Dicen que se trata de una perfecta mezcla entre cine de autor y la más gamberra Serie B.

Siguiendo con el cine argentino encontramos Aterrados, una película que se estrenó hace meses en el país de Messi y resultó ser la cuarta película de origen argentino más taquillera de la historia del país. Además, como su título indica, dejó aterrados a todos los espectadores, porqué si algo destaca el boca a boca es que Aterrados es una película que da mucho miedo. Y más tranquila parece Animal, pero no lo es. Esta vez nos alejamos del género de terror, y de la mano del realizador Armando Bo II, el espectador se adentrará a un mundo de violencia social en que un sujeto se verá obligado a utilizar su lado más animal con tal de sobrevivir.


Lejos de Argentina, pero siguiendo en la Secció Oficial a Competició, encontramos Siete Cabezas. Dirigida por el colombiano Jaime Osorio Márquez, director que visitó Sitges en 2011 para presentar su opera prima El Páramo (y que ganó con ella el premio a Mejor director revelación del Festival de Sitges), volverá a Sitges para presentar su segundo largometraje. La película explorará el fin del mundo a través de un Dragón de siete cabezas, el mismo que se narra en el mismo Apocalipsis (capítulo 13 de Apocalipsis). Y para los que busquen una película con violencia gráfica, para eso está Morto Ñao Fala (The Nightshifter), un filme brasileño dirigido por Dennison Ramalho que supone su debut como director de largometrajes. No obstante, Ramalho ya firmó anteriormente el guion de Encarnaçao do Demonio, la violenta película del prolífico José Mojica Marins, por lo que nos podemos imaginar que su película no será precisamente una caricia a la cara del espectador.


Fuera de la Secció Oficial a Competició hay otras categorías iguales o más interesantes, es el caso de la sección Panorama Fantàstic. Aquí se pueden encontrar todo tipo de producciones de género fantástico y terror, sobretodo de ésta última, y de cara al espectador siempre es una garantía en caso de querer disfrutar con buen cine de género. Y claramente de género es Abrakadabra, la nueva película de los argentinos Luciano Onetti y Nicolás Onetti, que tras presentar el año pasado el slasher Los Olvidados vuelven a la carga con otra producción de terror que promete intriga y mucha exquisitez cromática a la fotografía. Siguiendo con Argentina, también en la sección Panorama Fantàstic, podremos ver Luciferina, de Gonzalo Calzada. Él es uno de los principales promotores del género de terror en Argentina, ya que desde los años 90 se dedica a dirigir cortos y largometrajes de género. Luciferina parece ser que se recreará en rituales satánicos, sacrificios humanos e incluso la presencia del mismísimo Diablo.


Menos aterradora pero sí más poliédrica en cuanto a la exploración de los extremos de las personas, se encuentra Parallel, película mexicana dirigida por Isaac Ezban. Él se encargó de ganar el premio Blood Window a mejor película latina de 2015 con Los Parecidos, su segundo largometraje. Parallel es definida por el propio director como de “realidades alternas” y hasta la fecha ya ha recogido excelentes críticas en los festivales que ha sido presentada. Cabe decir que Parallel ha servido a Isaac Ezban para dar el salto a Hollywood y dirigir la adaptación cinematográfica de la novela de terror Summer of Night de Dan Simmons, para Sony Pictures, en la que actualmente se encuentra trabajando.

Aún hay más cine latinoamericano que se presenta en Sitges, pero ya en secciones menos populares. Es el caso de la sección Òrbita, sección que acoge títulos alejados del fantástico pero que por motivos desconocidos acaban seleccionadas para el Festival. Es el caso de El Ángel, un thriller que se presentó a concurso para el festival de Cannes y que trata sobre Carlos Robledo Puch, el preso que más tiempo lleva en prisión en la historia de Argentina.

La histórica sección Noves Visions es la que acoge películas de género más experimentales, y allí también encontramos cine latino, concretamente dos producciones. La más llamativa es sin duda la brasileña O Clube dos Canibais, película dirigida por Guto Parente sobre una pareja de empresarios que les gusta comerse a sus trabajadores. Todos hablan maravillas de ella, y resaltan su sátira negrísima en clave de lucha clases, pero también sus altas dosis de sexo y gore. Lástima que la película solo se podrá ver de madrugada. Y volviendo al cine argentino, en Noves Visions se podrá ver Los Últimos, película de ciencia ficción con futuro post apocalíptico que parece haber entusiasmado en su país.


Incluso habrá cine de animación latinamericano, concretamente con la brasileña Tito e os Pássaros, película dirigida a seis manos por Gustavo Steinberg, Gabriel Bitar y André Catoto que optará al premio a mejor película de la sección Anima't. La película se centra en la vida de Tito, un chico de 10 años que tiene la misión de salvar al mundo de una epidemia que hace que la gente enferme cuando tiene miedo. Pero también habrá otra producción de animación, en este caso de origen colombiano, y que estará en la sección Noves Visions compartiendo maratón nocturna con O Clube dos Canibais: Virus Tropical. Se trata de una peculiar película en blanco y negro dirigida por Santiago Caicedo en lo que será su debut al largometraje, tras una serie de trabajos cortos de animación y videoarte.

Pero en Sitges también hay nuevas oportunidades para disfrutar de películas que merecen ser recuperadas, y es el caso de la sección Seven Chances. Aquí podremos ver al personaje más icónico del cine de Serie B mexicana, al luchador de wrestling el Santo, concretamente con la película Santo contra cerebro del mal, de 1958. Cabe decir que la película tiene un especial interés por haber sido rodada en La Habana del dictador Fulgencio Batista, justo antes que las tropas de Fidel Castro consolidaran la revolución, y por lo tanto, con una ciudad llena de lujos y muy distinta a lo que es ahora.

Y en Sitges también existe la sección independiente, la llamada Brigadoon. Sus proyecciones suelen ser gratuitas, y hay una equilibrada mezcla entre cortometrajes, reciclaje de películas, conferencias y estrenos. Uno de esos estrenos es la brasileña A Mata Negra de Rodrigo Aragâo, un joven pero a la vez experimentado director de cine que ha enfocado su carrera hacia el terror, y que esta vez presentará una película sobre magia negra. También hay lugar para un documental titulado La venganza de Jairo. Éste trata la figura de Jairo Pinilla, el realizador colombiano más polémico de la historia de su país, pero también se le considera como “el padre del terror, el suspenso y la ciencia ficción en Colombia”.


Por último, se podrá ver en Brigadoon algo que nadie debería perderse: El hombre que vendió su risa, de Narciso Ibáñez Serrador. Se trata del primer episodio de Mañana puede ser verdad, una serie televisiva de historietas de ciencia ficción y terror que se emitió por la televisión argentina en 1962, y en España dos años más tarde. Es la precursora de la mítica Historias para no dormir. La película es un thriller que coquetea con la ciencia ficción y que cuenta con la interpretación de Narciso Ibáñez Menta.

Cabe mención también de que en Sitges se presentarán películas realizadas por directores de origen latinoamericano para productoras de otros países. Es el caso del argentino Gaspar Noé, que presentará en Sitges uno de los títulos más esperados de la edición: Climax, la que promete mostrar una inmensa orgía satánica. También el joven director, productor y guionista de origen venezolano Sebastián Gutierrez, que a sus espaldas acumula proyectos de prestigio producidos en Estados Unidos como los guiones de GothikaSerpientes en el Avión o el remake de The Eye, así como también ha dirigido películas como Hotel Noir. Gutierrez vendrá a Sitges por primera vez, y lo hará para presentar por la puerta grande su nueva producción -que es en la Sección Oficial-, la esperada Elizabeth Harvest. Y no nos olvidemos de todo un emblema del fantaterror español, del argentino León Klimovsky, que desde el cielo verá como la sección Brigadoon le recupera Un dólar para Sartana.


Sin duda hay películas de todo tipo y en todas la secciones. Os animo a que seáis valientes a la hora de seleccionar vuestras películas para ver en Sitges y apostéis por una industria que va al alza, con ideas frescas y que seguro que este año también volverá a sorprendernos. 

Comentarios