Entrevista a Dennison Ramalho, director de "Morto Ñao Fala"

Jair Bolsonaro a conseguido democráticamente la presidencia del Gobierno del Brasil, algo previsible después de conocerse los resultados electorales de la primera vuelta de las elecciones del 7 de octubre, en que arrasó en votos. Durante esa primera vuelta de las elecciones coincidía el Festival de Sitges, y fue allí donde se hizo notar con fuerza la voz del cineasta Dennison Ramalho para dar a conocer la terrible situación que se vive en Brasil y la que se espera que pueda llegar con Bolsonaro al poder. Ramalho, contrario a las políticas de Bolsonaro, quiso denunciar con un monumental discurso en el atril del Auditori Melià justo antes de la presentación de su película, Morto Ñao Fala, del peligro que supone para Brasil la llegada de un fanático como Bolsonaro. Su discurso acaparó los focos, más incluso que su película, la que supone su debut al largometraje.

Dennison Ramalho acumula en su currículum numerosos cortometrajes de género de terror con mucha violencia y gore. Presentó en Sitges años atrás su corto Ninjas, y también lo hizo con Encarnaçao do Demonio, siendo en esta ocasión el guionista de la película dirigida por el mítico José Mojica Marins. Y sin renunciar a su estilo provocador y violento, con Morto Ñao Fala ha vuelto a Sitges para intentar volver a sorprender al público a través de una historia que trata sobre un hombre que trabaja en una morgue y puede comunicarse con los muertos. Esta película significa su debut al largometraje, un debut que fue presentado por la puerta más grande que se le puede ofrecer a un director de cine, como es en el mejor festival de género fantástico del mundo, Sitges, y concretamente en su Sección Oficial a Competición. Y ante la presencia de Dennison Ramalho en Sitges, conseguimos entablar una entrevista para conocerle un poco mejor. Si más no lo que el tiempo nos permitió.



-Como guionista siempre se te recordará por tu trabajo en Encarnaçao do Demonio, trabajando junto a José Mojica Marins. Seguramente tuviste al mejor maestro posible, qué aprendiste de él?

De José Mojica aprendí a solucionar de urgencia los problemas de guión que surgen cuando te das cuenta que la historia que cuentas no tiene un sentido o significado claro. Es decir, que si no tienes la perfecta estructura para hacer una película y contar una historia, gracias a José Mojica aprendí a explicar algo incluso cuando no hay recursos a los que agarrarte. Creo que ésta fue la mayor contribución que José Mojica ha hecho en mí como mentor.


-Antes de Morto Ñao Fala ya habías trabajado en el género de terror con algunos cortos, también de guionista, hasta que surge la posibilidad de rodar un largometraje. ¿Como te llega a las manos la posibilidad de rodar la película?

He estado intentando desarrollar proyectos en los últimos quince años, pero muchos de ellos no los he podido realizar. Esta película en particular fue apoyada por Casa de Cinema de Porto Alegre, que es una productora. Pero Morto Ñao Fala empezó a coger forma cuando estuve viviendo en New York estudiando en una universidad. Fue entonces cuando hablé con Globo Films, con quien ya trabajé en el pasado, y ellos me dijeron “mira, hay algunos canales de televisión en Brasil interesados en hacer series de terror. ¿Tienes alguna idea que nos pueda encajar?”, y yo les dije “no tengo nada preparado para una serie de televisión, pero sí que tengo una breve historia con un personaje muy interesante que podría funcionar bien”. Entonces me pidieron si podía desarrollar más esa historia en un episodio piloto, y eso hice. Trataba sobre un hombre de mediana edad que tenía la capacidad de poder hablar con los muertos de la morgue donde trabajaba. Luego, ya en Brasil, nos encontramos que habían diferentes productoras ligadas a cadenas de televisión interesadas en hacer algo conmigo tras conocer lo que había escrito. Finalmente fue solamente una TV la que se mostró seriamente dispuesta a producir la serie, Globo Network, la más importante del Brasil. Ellos me dijeron que la emisión de la serie por TV sería durante aquél mismo año, por lo que empecé a escribir el resto de episodios de la serie. Los primeros episodios escritos fueron leídos por Globo y me dijeron que eran demasiado violentos, demasiado oscuros y que la audiencia no lo aprobaría. Yo le respondí “Ok, a mí me gusta este material que he escrito, por lo que vamos a producir un largometraje, lo enviaremos por festivales, y ya después de la película re-escribiré el guión de la serie de televisión”. A partir de aquí empezó la producción de la película Morto Ñao Fala. Durante la escritura del guión estuve pensando en como ligar la película con Encarnaçao de Demonio y mis cortos, y en aprovechar la oportunidad que me ofreció Globo.


-El guión está basado en una historia de Marco de Castro, igual que tu corto Ninjas. Háblame un poco de la novela original y de su plasmación en el guión. ¿Ha habido fidelidad?

Es muy fácil traducir en imágenes el universo que plantea Marco de Castro, porqué yo formo parte de ese universo. Yo vivo en la ciudad de Sao Paulo, la misma ciudad donde se desarrolla Morto Ñao Fala, y para mi es fácil plasmar en imágenes la historia original. Antes de empezar la escritura del guión, yo desde siempre he estado fascinado con un cierto tipo de periodismo que se realiza en Brasil, el mismo tipo que se hace en México, que es muy sensacionalistas explicando historias sobre crímenes y violencia en general. Y me pregunté, antes de escribir el guión, sobre cuántas de esas historias eran completamente verdad, y eso era algo que me fascinaba, y claro, a Marco también. Marco es periodista, y profesionalmente se centró en sucesos que se producían durante la noche, además de crímenes nocturnos. Así estuvo varios años y acabó con problemas de depresión, y a través de esa mala etapa de su vida empezó a escribir historias de horror, y Morto Ñao Fala fue una de ellas. Personalmente desde pequeño solo he pensado en cine de terror, literatura y cómics, y me gustan las historias folclóricas que sucedan en entornos urbanos de las ciudades. Marco escribió dos pesadillas urbanas situadas en Sao Paulo, como son Ninjas y Morto Ñao Fala, y que tienen una fuerte crítica a lo que está pasando en Brasil y concretamente en nuestra ciudad.

("J of Jesus")

-No sé si la religión tiene algo que ver con lo que comentas que ocurre en Brasil, pero en Ninjas tiene un peso importante, además de también tenerlo en tu corto “J of Jesus” de ABCs of Death 2. No sé si eres religioso, pero, porqué esta insistencia en utilizar la fe en tus cortos?

Crecí en una familia protestante, pero muy tradicional, tirando al luteranismo. Brasil es un país que a duras penas ha superado el apoyo masivo a estas religiones cercanas al fanatismo. Los seguidores son fanáticos, intolerantes, y condenan a las personas por tener otras creencias. Creo incluso que Brasil es un país éticamente corrompido por esa mentalidad religiosa, con gente que se cree poseedora de la verdad, y yo he querido en estos dos cortometrajes plasmar esa contaminación que sufre la sociedad brasileña por culpa la religión. En “J of Jesus” mostré a la policía cometiendo crímenes en las calles creyéndose que hacen trabajos para Dios, que es el mismo mensaje de fondo en Ninjas. Pienso que es muy difícil no hacer una película de horror en Brasil que no tenga en cuenta ésto, en como los pensamientos éticos basados en la religión nos lleva a la decadencia como sociedad. Pero si, claro! yo soy el chico malo, porqué escucho música metal y hago películas provocativas y agresivas (risas).


-La tradición cinematográfica de género fantástico y terror al Brasil es conocida, sobretodo por José Mojica Marins, pero también están saliendo muchos otros directores jóvenes, además de hacer funcionar importantes festivales de cine. ¿Hay mucho interés en Brasil por el género de terror? ¿Hay facilidades para rodar películas?

El cine en Brasil, no solo el de terror, está en peligro por la amenaza que supone la llegada a la presidencia del país de ese monstruo fascista de Bolsonaro. Será elegido presidente, y él ha prometido en campaña que liquidaría las inversiones de fondos públicos, y ésto desde una perspectiva del mundo del arte es muy peligroso, también para los artistas como yo. Bolsonaro sabe que el sector de la cultura en Brasil no da apoyo a su campaña, y en respuesta a ello ha decidido cortar el grifo de las subvenciones públicas. Si sale como presidente tendremos que buscar la financiación privada, con las dificultades que comportará. Pero centrándome en el género de terror, creo que ahora estamos viviendo un buen momento, y de hecho, entre 2017 y 2018 se han producido numerosas películas de terror que han tenido muy buena recepción, como Our Evil, A Mata Negra, O Animal Cordial, o la misma Morto Ñao Fala. En Brasil hay un perfil de realizadores jóvenes y muy buenos, y nosotros solo esperamos poder seguir trabajando, sobretodo gracias a la ayuda que nos dan las televisiones. Y no es que regalen el dinero para que se desarrollen proyectos, sino que las televisiones solicitan cine de terror porqué a la gente le gusta, y de aquí sale Morto Ñao Fala, y de hecho ahora mismo Globo Network está trabajando en tres series de terror. Insisto que ahora mismo estamos viviendo un momento muy bonito en cuanto a género de terror en Brasil, tenemos un futuro muy prometedor, pero todo dependerá de Bolsonaro y sus políticas.

-Gracias por tus respuestas. Te deseamos mucha salud y suerte de cara al futuro.

(imagen extraída de la página oficial de Dennison Ramalho)

Comentarios