La primera película de animación japonesa

Decir cual fue exactamente el primer anime japonés de la historia no es agua clara, pero sí que es cierto que los historiadores más o menos dan por oficial una película: Mukuzo imokawa y el guardián de la entrada (Imokawa Mukuzo Gekanban no Maki). Se trata de una producción a cargo de la compañía Tenkatsu fechada en 1917, y que fue dirigida por el dibujante de manga Oten Shimokawa.

Pero por desgracia, Mukuzo imokawa y el guardián de la entrada hoy en día es una película que se considera perdida. No obstante se conocen algunos detalles acerca de la producción que nos permiten entender su proceso de elaboración, aunque hay dos versiones que discrepan entre ellas. Algunas fuentes argumentan que Oten Shimokawa pintó en tinta directamente encima de los fotogramas de la película, pero también hay quien dice que elaboraba cuadro por cuadro con dibujos de tiza en una pizarra. Fuera como fuera, todos coinciden que era un clip de animación de 5 minutos, en blanco y negro, y que no tenía sonido.

En cuanto a la calidad del dibujo y la animación lógicamente era muy sencilla. Y se ve que tanto, que el espíritu autocrítico y exigente japonés hizo que el propio director Oten Shimokawa se decepcionara con él mismo por la calidad del dibujo. Hay que tener en cuenta que en aquella época los japoneses no tenían ningún tipo de documentación sobre técnicas de animación, por lo que se hizo a modo improvisado.

Cabe decir que exactamente la primera animación japonesa la hizo Katsudo Shashin en 1907. Se trata de un breve clip animado de cuatro segundos de duración que fue descubierto en 2005. Por lo tanto, éste sí que se conserva.


Comentarios