Entrevista a Isaac Ezban, director de "Parallel"


El nombre del cineasta mexicano Isaac Ezban es uno de los que está resonando con más fuerza de la cinematografía latinoamericana actual. De su talento han salido películas como El Incidente o Los Parecidos, obras que aprovechan la ciencia ficción para contar historias que parten de la exploración de los extremos de las personas y las multidimensiones escénicas y temporales, dando paso así a un terreno con mucho misterio. Y Parallel es su última película. Esta vez rodada fuera de México, en Vancouver (Canadá), además de hacerlo en inglés y para un estudio tan importante en el panorama cinematográfico mundial como es Bron Studios, confirmando así la trayectoria ascendiente de un director que promete decir cosas importantes en el presente y futuro del cine.

Parallel fue proyectada en el Festival de Sitges, formando parte de la sección Panorama, y allí estuvo Isaac Ezban para presentarla. Tras ver (y disfrutar) la película tuvimos la suerte de poder entablar una entrevista y comentarla con él, una entrevista que hicimos junto a los compañeros de La abadía de Berzano. El poco tiempo disponible sirvió para conocer mejor el proceso creativo de Parallel, además de poder hablar sobre el futuro del director mexicano.

(Presentación de Parallel en Sitges)


-Parallel es tu 3r largometraje, pero a diferencia de tus dos anteriores éste no lo has escrito. También es tu primera aventura fuera de México, rodando en inglés y para un estudio. ¿Has echado de menos los rodajes más “de guerrilla” como los que practicaste en tus dos anteriores películas?

Ha sido un proceso muy interesante, porqué tal y como dices ha sido muy distinto al de mis anteriores películas. Recuerdo que antes era el director, guionista, productor y ahora estamos ante mi primera película en inglés, una película que no he escrito yo y rodada fuera de México (Canadá). Pero en realidad estuve muy contento en todo el proceso, porqué Bron Studios es una compañía grande que a sus espaldas tiene títulos muy importantes, y suelen filmar en Vancouver, una ciudad que además de ser atractiva por su relieve y paisajes allí filman muchas series y películas, por lo que los equipos de trabajo son muy experimentados desde varios puntos de vista. Para mí fue una experiencia increíble filmar allá, y en lo personal, pues era la primera vez que trabajaba solo de director, algo que me permitió vivir la experiencia mucho más relajado. Recuerdo en Los Parecidos y El Incidente de preocuparme de cosas como de la llegada del catering, por ejemplo, y por lo tanto no dedicarle tanto tiempo a la dirección de la película. Esta vez, llegaba al set de rodaje y a dirigir. Y en cuanto al guión, pues aunque no lo escribí yo, es una historia que siento que se relaciona con muchos de los temas que suelo tratar, y no solo las realidades alternas o los extremos de las personas, sino también el tema general de usar la ciencia ficción como una especie de metáfora para hablarte de un tema humano, un tema real. Por ejemplo, en El Incidente fue el paso del tiempo, en Los Parecidos fue la identidad, y en Parallel es la ambición y la avaricia, y como ésto nos puede destruir. Fue un guión que me gustó mucho desde el principio y que lo hice mío, y cuando estaba dirigiendo en mi set sentía que lo que estaba trabajando era como si fuera mi propio guión. En este sentido fue muy buena la experiencia, porqué además nunca me impusieron nada aún siendo una película que la quise editar en Los Ángeles y hacer allí todo ese proceso de proyecciones de prueba para ver las reacciones de la gente, y por ello creo que mis decisiones como director siempre fueron respetadas hasta el final. Pero ahora, en el punto que está la película, que es el de la distribución, ésto es lo que personalmente más trabajo me ha costado, en el sentido de que yo no tengo el control de qué pasa con la película, donde se vende,... Cuando en mis otras películas yo era el que hablaba con mi agente de ventas, y ahora yo soy simplemente el que hizo la película. Entonces, todo lo relacionado con la distribución me he tenido que mantener más al margen, y eso quizás ha sido lo más complicado.


-Comentas que te gustó el guión ya desde un inicio, pero también que te “lo hiciste tuyo”. ¿Te implicaste en el guión? ¿Modificaste algunas cosas para apropiártelo más?

Cuando leí el guión dije “wow, tengo que hacer esta película”. Antes estuve leyendo varios guiones porqué tenía ganas de dirigir una película escrita por otra persona que trate un poco mi estilo, pero me encontré con guiones demasiado genéricos y no me sentía totalmente absorbido por ellos, hasta que de pronto leí Parallel y entonces vi claramente que esta película era muy de mi estilo. Es una película que tiene ciencia ficción pero con un lado humano, reflexionando sobre personajes, y de hecho, es más un drama de personajes que propiamente de ciencia ficción. Pero si, le cambié varias cosas. Cambié por ejemplo el final. El que hemos dejado es un final que deja cuestionando al espectador sobre lo que acaba sucediendo, en substitución de uno en el que el espectador cree que estaba en el universo principal y luego se da cuenta que no, que hay alguien más haciendo lo mismo. Este final yo lo cambié, y otras cosas, sobretodo en el trabajo de personajes. Creo que ese trabajo de los personajes les ha aportado más texturas. Pero en general la estructura y la idea principal sigue permaneciendo intacta.


-El argumento de Parallel se puede concebir como una alegoría del mundo capitalista, las ganas de triunfar a toda costa. ¿Era tu intención?

Si, precisamente venía escrito en el guión y yo lo potencié. Me encanta utilizar la ciencia ficción para poder reflexionar sobre algún tema humano, sobre algún tema real que no sea fantasioso. Como decía antes, la reflexión de El Incidente es el paso del tiempo y en Los Parecidos sobre la identidad, y ahora en Parallel quiero trabajar también un tema muy humano, algo que nos caracteriza mucho como humanos, que nos da fortaleza y nos puede llevar también a la destrucción y la avaricia. Creo que es un tema muy vigente, sobretodo con los jóvenes emprendedores, que cada vez hay mas hambre de utilizar la tecnología y descubrir algo nuevo, y me encanta que lo que sucede en Parallel ocurra en unos personajes que aspiran a ser los nuevos Steve Jobs o Mark Zuckerberg, porqué la película habla sobre si esas personas encontraran unos portales infinitos. Por otro lado, creo que no habíamos visto antes algo así aplicado a mundos paralelos. Si que es cierto que hemos visto historias de mundos paralelos pero más en un sentido de cambiar el tiempo, pero no de mundos paralelos donde se trate sobre la idea de ir a robar ideas, la propiedad intelectual, el arte, la tecnología,... y traerla a nuestro mundo. Para mí es una mezcla curiosa e interesante y fue la parte que más me gustó del guión, porqué era ciencia ficción, pero solo una pincelada justa para hablar sobre un tema humano muy real, como es la ambición desmedida y el hambre por tener más.


-Sobre el aspecto visual de la película, se nota un contraste entre las escenas de los mundos donde discurren. ¿Como ha sido el trabajo con el director de fotografía Karim Hussain? Es una de los mejores que existen hoy en día en el cine fantástico.

Si, Karim Hussain es casi una leyenda aquí en Sitges. Él fue un gran elemento en la película, porqué es un fotógrafo que ha hecho de director, y gracias a ello conoce a los editores y como trabajar para enriquecer a las películas. Además es una enciclopedia de cine, tiene muchos conocimientos de narrativa visual, de como contar una historia, y juntos tuvimos varios retos. Me explico. Parallel es una película que tiene mucho diálogo, con personajes hablando durante mucho tiempo, pero no queríamos que las tomas se vieran como muy televisivas, de una toma tú y otra yo. No, y buscamos la manera para que una película con tanto diálogo fuera más inventiva. Entonces decidimos usar mucho la steady cam, muchos movimientos como de espirales, por ejemplo, cuando un personaje toma una decisión y giramos [rota los brazos para ejemplificar]. Pero además de eso teníamos lo que comentas tú, el contraste de los dos mundos. Es un guión que va rapidísimo, y de hecho ayer en la presentación de Parallel en Sitges les dije al público que no fueran al baño durante la proyección, porqué si vas al baño ya te pierdes un par de detalles importantes. Entonces, como teníamos que ir cambiando tan rápido de universos, implicando consecuentemente que no vamos a tener claro donde estamos, para solucionarlo hicimos esta propuesta: que todas las escenas de un mundo normal estén filmadas por lentes esféricas, y cuando sean en un mundo paralelo usar lentes anamórficas. Al principio cuando está la pareja en la cama se siente la distorsión del lente porqué es anamórfica, además del uso de la steady cam, que aporta una sensación de como si estuviéramos entrando a algo prohibido, una aventura. Y no quiero olvidarme de la corrección de color, que todo en este mundo (el nuestro) es un poco más ámbar, más saturado, y los mundos paralelos tienden más hacia el azul. Luego incluso fue acentuado en la postproducción cuando sentimos que había gente confundida de cuándo estaban en este mundo y cuando en otro paralelo. Todo esto es parte de lo que más orgulloso me siento de la película, que es el aspecto visual, además de un placer haber trabajado junto a Karim, aportando siempre ideas, referencias, y poco a poco construir esa parte visual que ha resultado ser una parte muy importante del proceso creativo de Parallel.


-Tu próximo trabajo será la adaptación de la novela Summer of Night. ¿Como llega a tus manos el proyecto? Si no tengo mal entendido lo produce Sony Pictures.

En realidad ahora estoy evaluando varios proyectos en desarrollo. Uno es este, el de Summer of Night. Es una novela que leí de adolescente con catorce-quince años, e incluso llegué a leerla antes de It de Stephen King, y me marcó mucho esta historia. Trata sobre unos chicos situados en un pueblo de los años 60 que comparten un mal sobrenatural, pero la historia tiene más garra, mas “huevos” que otras historias similares, y desde que la leí siempre tuve el sueño de poder dirigir una adaptación al cine. Años después, cuando hice El Incidente y empecé a trabajar con un agente en Los Ángeles, éste me preguntó si tenía alguna novela que me gustaría adaptar, y le dije “sí, ésta”, y todavía años antes de empezar el proyecto me pusieron en contacto con un productor que también le gustaba mucho esa novela y él fue quien se lo consultó a Sony Pictures. Este proyecto de momento está en el desarrollo del guión con Sony, y como siempre una adaptación literaria es compleja, y por ello todavía seguimos con el trabajo de guión. Este es el proyecto que tengo más próximo y esperamos que pueda suceder pronto.


-¿Y a México te plateas volver?

Si, también. Mi idea es tener un pié en México y otro en Estados Unidos, y lo que suceda primero. Tengo, además de Summer of Night, una película de terror que estoy desarrollando en México. Ahora mismo no estoy en un punto de mi carrera que he cerrado la puerta a México, sino lo que busco ahora es poder compaginar, poder hacer las películas donde pueda contar mis historias, ya sea en México y Estados Unidos, e incluso en España, que también me encantaría si hubiera una oportunidad. Para mí lo importante es poder contar mis historias.

-Muchas gracias por tu tiempo. Te deseamos lo mejor de cara al futuro.


Comentarios