Nikos Metaxas: asesino en serie chipriota investigado por la muerte de siete mujeres - La Zona Muerta

Breaking

La Zona Muerta

Cine de terror, cómics, asesinos en serie

jueves, 23 de mayo de 2019

Nikos Metaxas: asesino en serie chipriota investigado por la muerte de siete mujeres

Se trata de un oficial del ejercito de Chipre de 35 años que buscaba víctimas adultas, extranjeras y empleadas del hogar residentes en Chipre

Una vez más toca hablar de un caso de asesino en serie registrado en Europa. Concretamente en la isla de Chipre, una isla mediterránea que vive consternada por por la confesión de un oficial del ejercito de que había asesinado a cinco mujeres inmigrantes y a dos niñas, en lo que se cree que podría ser el primer caso de asesinato en serie de la isla. No obstante, la policía cree que podrían llegar a ser más de 30 víctimas, 

Mujeres inmigrantes asesinadas

Los asesinatos salieron a la luz en abril de 2019 cuando las fuertes lluvias dejaron al descubierto el cuerpo de una mujer filipina de 38 años llamada Mary Rose Tiburcio. Su cuerpo se encontraba oculto en una antigua mina de cobre abandonada cerca de un lago, cuando un turista lo descubrió mientras tomaba unas fotografías por la zona, lo que le hizo contactar inmediatamente con la policía. Esa mujer llevaba desaparecida casi un año junto a su hija de seis.

El caso no quedó allí. Y es que poco después aparecieron en el mismo lugar los restos de una segunda mujer filipina, Arian Palanas Lozano. También se encontraron los restos de una mujer que estaba encerrada en posición fetal dentro de una maleta y sumergida en las tóxicas aguas rojas del lago cercano a la mina de cobre.

(el cuerpo encerrado dentro de la maleta)

Este último cuerpo, que se encontraba vestido y en posición fetal, mostraba signos de avanzado estado de descomposición, por lo que fue complicado descubrir su identidad. Finalmente, gracias a los resultados de ADN, se cree que la víctima era Livia Bunea, una rumana de 36 años que también fue reportada como desaparecida junto a su hija de ocho años, Elena Natalia, en septiembre de 2016; aunque también se cree que podría ser Maricar Arquila, una joven de 30 años y de nacionalidad filipina que también se encuentra desaparecida.

Las otras víctimas fueron encontradas desnudas, atadas y envueltas en sabanas, y también eran de origen extranjero. Encontraron a dos filipinos dentro de un pozo de extracción abandonado, y a una mujer nepalí en una campo de tiro del ejercito chipriota.

Muchos chipriotas han acusado a sus autoridades de falta de interés por investigar las continuas desapariciones de ciudadanos del país con origen extranjero. Y es que Mary Rose Tiburcio, Arian Palanas Lozano y Maricar Arquiola eran trabajadoras domésticas de Filipinas. También hubieron víctimas del Nepal, y una mujer rumana junto a sus descendientes.


Nikos Metaxas, un asesino en serie que trabajaba como oficial del ejército de Chipre

El responsable de estos asesinatos en serie es un oficial del ejército de Chipre (origen grecochipriota) llamado Nikos Metaxas (35 años), que habría confesado los hechos por escrito diciendo que quería “ir a la cárcel”. Según argumentó en su narración de los hechos, el asesino reveló el asesinato de cinco mujeres extranjeras y dos niñas, una confesión que decidió hacerla cuando se dio cuenta de que la policía descubrió los cuerpos y que las pruebas en su contra eran difíciles de contrarrestar. De todos modos, la policía cree que el número de víctimas podría ascender a más de 30.

(detención de Nikos Metaxas)

La confesión de Nikos Metaxas decía “Estoy aburrido. Quiero ir a la cárcel. Traiga algo de papel para que pueda escribirlo todo”. Finalmente la confesión de Metaxas se alargó a unas 10 páginas, según informa el periódico líder de Chipre Politis. Además, el asesino en serie confesó que su intención fue la de buscar a víctimas que fueran adultas, extranjeras y empleadas del hogar residentes en Chipre.

Esta confesión se produjo cuando los buzos especializados buscaron cuerpos sin vida en en los lagos artificiales en el sudoeste de Nicosia, con unos equipos preparados para realizar búsquedas en estos entornos de escasa visibilidad (las aguas de esos lagos contienen los sedimentos de años de minería en la zona). Con la confesión, Metaxas afirmaba que allí dejó a tres de sus víctimas.


Algunos manifestantes denuncian que Chipre sufre desde hace años decenas de caso de personas desaparecidas sin resolver, y que muchas de ellas son mujeres inmigrantes. Por su parte, la policía sigue investigando el caso y, a través de su portavoz, Andreas Angelides, siguen examinando datos electrónicos a medida que intensifican los esfuerzos para resolver estos crímenes que no habían sido detectados durante al menos tres años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario