Sitges 2019: [Crítica] 'The Antenna' (Bina) - Orçun Behram - La Zona Muerta - Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Breaking

La Zona Muerta  -  Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Cine de terror, Manga, asesinos en serie

jueves, 10 de octubre de 2019

Sitges 2019: [Crítica] 'The Antenna' (Bina) - Orçun Behram


-TÍTULO ORIGINAL: Bina
-DIRECCIÓN: Orcun Behram
-GUIÓN: Orcun Behram
-AÑO: 2019
-DURACIÓN: 115 min.
-PAÍS: Turquía
-FOTOGRAFÍA: Engin Ozkaya
-REPARTO: Gül Arici, Ihsan Önal, Elif Cakman, Murat Saglam, Enis Yildiz, Eda Özel, Levent Ünsal




Es conocido por todos que la actual Turquía de Erdogan no es precisamente el mejor ejemplo de transparencia y libertad de opinión. El género fantástico, siempre atento a todo lo controvertido que ocurre a su alrededor, ha tomado nota y desde Turquía se presenta The Antenna, opera prima del cineasta Orçun Behram. Se trata de una distopía que nos habla en clave de género sobre el control social del gobierno turco, todo desde un planteamiento narrativo y estético que remite a cineastas como David Lynch, Shinya Tsukamoto o incluso David Cronenberg.

The Antenna es una película con un desarrollo argumental tedioso y con una realización contemplativa sobre lo que va sucediendo al día a día del protagonista del filme, Mehmet, un trabajador de clase media, sin pareja y más bien solitario. Trabaja de conserje en un edificio donde recientemente se ha instalado una nueva antena para ver la televisión, y poco a poco, desde que se ha instalado el nuevo sistema, Mehmet irá presenciando situaciones difíciles de explicar, así como también descubrirá un extraño flujo viscoso de color negro que supura por las paredes.

El ritmo de la película es muy lento y puede llegar a desesperar. No obstante, poco a poco va cogiendo ritmo y van sucediendo situaciones intrigantes que acaban por sumergir al espectador a una pesadilla, donde el flujo negro, los cables de televisión que se entremezclan con la carne humana, antenas televisivas por todos lados, y sujetos sin rostro, armonizarán este filme de terror. Nada de esto es gratuito, ya que toda esta parafernalia infernal es una metáfora sobre el control de masas en Turquía: mientras que el flujo negro remite a la información manipulada que surge de cualquier lugar, la pérdida de los rostros de las personas es una referencia a la falta de identidad y criterio de la sociedad. Intentar luchar contra la difusión informativa significa revelarte, quedar aislado, y por lo tanto ponerte en peligro. The Antenna es puro simbolismo, pero todo tiene sentido.


El protagonista del filme es Mehmet, interpretado por un Ihsan Önal que se pasa la película con cara de estar flipando. Avanzará por el desolador edificio puntualmente acompañado por un ritmo musical sync, inspirado en la electrónica industrial que remite a la tecnología, y que hará presencia en los momentos que los cables, antenas y electricidad se manifiestan. The Antenna quizás no es una película para todo el mundo, pero es de terror, tiene algunas de las imágenes más aterradoras y fascinantes del año, y la personalidad que le dota al filme Orçun Behram tiene un sentido figurado pero también estéticamente plausible.

Al menos yo, pongo en duda ese ritmo inicial tedioso y hasta somnoliento, pero no se puede negar que todo desemboca en algo fascinante y aterrador, y crítico. The Antenna nos habla de Turquía en clave de género, pero también extensible a todo el mundo sobre estos tiempos de espionaje y control de la sociedad en sus hogares, y esto es un problema grave, porqué atenta contra la libertad de opinión y la manipulación de los medios. Es un filme interesante, no para todo el mundo, pero quien busque una experiencia atractiva, con personalidad y de terror, que te sumerja en una pesadilla muy desoladora, con The Antenna tienes una buena propuesta. Es una grata sorpresa que si podéis no deberíais perderos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario