Sitges 2019: [Critica] "Charlie Says" - Mary Harron - La Zona Muerta - Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Breaking

La Zona Muerta  -  Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Cine de terror, Manga, asesinos en serie

lunes, 7 de octubre de 2019

Sitges 2019: [Critica] "Charlie Says" - Mary Harron


-DIRECCIÓN: Mary Harron
-GUIÓN: Guinevere Turner (Libro: Karlene Faith, Ed Sanders)
-AÑO: 2018
-DURACIÓN: 110 min.
-PAÍS: Estados Unidos
-MÚSICA: Andy Paley
-FOTOGRAFÍA: Crille Forsberg
-REPARTO: Hannah Murray, Sosie Bacon, Marianne Rendón, Suki Waterhouse, Matt Smith, Carla Gugino, Merritt Wever, Kayli Carter, Odessa Young, Chace Crawford, Annabeth Gish, Bridger Zadina, Grace Van Dien, India Ennenga, Tracy Perez
-PRODUCTORA: Roxwell Films / Epic Level Entertainment





El 2017 será recordado, entre muchas cosas, por el fallecimiento de Charles Manson en la prisión de Bakersfield. Esta defunción hizo florecer en la industria del cine un puñado de producciones que han querido tratar los acontecimientos más grotescos de su caso, tales como la indie The Haunting of Sharon Tate u otras demás mainstream, como Érase una vez en...Hollywood de Quentin Tarantino. Pero luego hay otra de esas producciones que se toma el caso de un modo más profundo, intentando dar respuesta al público sobre los motivos que llevaron a los miembros de la secta hippie de Manson a asesinar, así como también lo que ocurrió después con las tres asesinas de Sharon Tate una vez encarceladas. Su título es Charlie Says, y está dirigida por una cineasta conocida por los fans del horror: Mary Harron, responsable de American Psycho.

Charlie Says está basada en el libro de Ed Sanders titulado “The Family”, y es una aproximación a los tres  miembros femeninos que integraron la secta de Manson: Leslie 'Lulu' Van Houten, Patricia 'Katie' Krenwinkel y Susan 'Sadie' Atkins, por lo que el espectador conocerá los vínculos entre ellas, sus rutinas, su relación con Manson, lo que las motivó a entrar a la secta, así como también su progresiva consciencia de víctimas de una secta una vez cometieron los crímenes. Charlie Says sirve como representación bastante ajustable a lo sucedido, desarrollando una trama que arranca con las tres asesinas presas, y que poco a poco van recordando lo sucedido al mismo tiempo que se dan cuenta de la ceguera con la que actuaron.


El buen material base de Charlie Says no queda reflejado en la película de un modo ameno para el espectador. Su desarrollo irregular por culpa de los cambios de ritmo narrativo por la alternanza de pasado y presente, rompen los clímax en exceso, y además lo que cuenta Charlie Says tampoco acaba siendo del todo novedoso. El resultado es que cuando llevas 40 minutos de película te das cuenta que aún te quedan 70 más, porqué todo avanza sin rumbo claro haciéndola difícil de aguantar. Incluso, el esperado clímax final que todos sabemos y esperábamos, debería haber sido un baño de sangre con feto incluido y en cambio todo queda disimulado, por no hablar de ciertos insertos innecesarios que te sacan del momento más esperado del filme. No, Charlies Says no funciona.

Que la película no funcione no quita que como pieza documental sea una representación ajustada a lo sucedido, planteando esa evolución de la secta desde su época hippie con todo lo relacionado del amor libre, las drogas y el happyflower, y que luego evolucionó hacia el odio, el racismo y finalmente el asesinato. Además, la interpretación de Matt Smith como Charles Manson es excelente y nos creemos su personaje, y además evoluciona a lo largo del metraje hacia una radicalidad en su discurso y conducta, contrastando con la intermitencia de algunas escenas musicales acústicas.


Una pena que Charlie Says avance sin rumbo y que sus momentos de mayor intensidad acaben rotos a base de insertos. Creemos que la película parte de un buen material literario y no negaré que el guión es rico en referencias a la secta de Charles Manson, pero esta vez la adaptación al cine no ha funcionado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario