Sitges 2019: [Crítica] 'Darlin'' - Pollyanna McIntosh - La Zona Muerta - Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Breaking

La Zona Muerta  -  Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Cine de terror, Manga, asesinos en serie

miércoles, 9 de octubre de 2019

Sitges 2019: [Crítica] 'Darlin'' - Pollyanna McIntosh


-DIRECCIÓN: Pollyanna McIntosh
-GUIÓN: Pollyanna McIntosh (Personaje: Jack Ketchum, Lucky McKee)
-AÑO: 2019
-DURACIÓN: 100 min.
-PAÍS: Estados Unidos
-FOTOGRAFÍA: Halyna Hutchins
-REPARTO: Pollyanna McIntosh, Lauryn Canny, Cooper Andrews, Nora-Jane Noone, Eugenie Bondurant, Bryan Batt, Peyton Wich,, Sabrina Gennarino, Mackenzie Graham
-PRODUCTORA: Hood River Entertainment

Ocho años después del estreno de The Woman, su actriz protagonista, Pollyanna McIntosh, ha decidido tomar las riendas en la saga y escribir, dirigir y co-protagonizar, la tercera entrega de la franquicia que en 1991 inauguró Jack Ketchum con la novela Al Acecho. Titulada Darlin', ésta decide continuar lo planteado en The Woman y, por lo tanto, dejar más de lado el espectáculo gore de la novela y su adaptación al largo con Offspring, para centrarse en las lecturas en clave de género y la critica social. Esta vez, la mirada se centra en la maternidad y la iglesia católica.

La película se sitúa un tiempo después de lo sucedido en The Woman, y arranca con la mujer caníbal junto a Darlin, la niña pequeña que conocimos en The Woman. Ambas se dirigen hacia un hospital, pero por desgracia, la niña, es atropellada por una ambulancia, por lo que inmediatamente es ingresada en el centro al mismo tiempo que es separada de la mujer caníbal. El futuro de la joven acabará siendo en un internado religioso donde intentarán convertirla en una cristiana de bien. Por su parte, la mujer caníbal iniciará una larga marcha con tal de encontrarla.

Pollyanna McIntosh hace una dura crítica a la iglesia, acusándola de ser un estamento que se aprovecha de las almas libres y que a través de sus dogmas las utiliza para conseguir poder, subvenciones, popularidad y hasta sexo. También, como no podía ser de otro modo tras el precedente en The Woman, el machismo imperante en la iglesia es uno de los temas que se tratan en Darlin’. Podríamos hacer una lectura muy generosa sobre todo lo que plantea Pollyanna McIntosh en Darlin', precisamente porqué da prioridad casi absoluta al personaje de Darlin y su aprendizaje al estamento religioso, pero creemos que todo esto toma un relieve excesivo en el guión al descuidar el desarrollo de la parte argumental de la caníbal interpretada por Pollyanna, que lleva vagabundeando por las calles durante un tiempo indeterminado y acaba siendo marginada a un personaje que prácticamente sobra en el guion. Claro que, aunque Pollyanna sea esta vez un personaje secundario, su experiencia por las calles la hace compartir espacio con una comunidad de prostitutas -mujeres y madres al fin y al cabo-, donde acaba creando solidaridad, compañía y hasta comprensión, todo muy ligado con la maternidad y, por lo tanto, a la necesidad de una madre a no separarse de su descendencia. Más lecturas interesantes de género, pero creo que los fans del horror buscarán otra narrativa que le mantenga más firme ante la pantalla, y es que, por ejemplo en The Woman, había “algo” en el sótano que te aguantaba la tensión durante toda la película, al mismo tiempo que la referencia a Jack Ketchum seguía presente a través de la novela The Girl Next Door. En aquél caso las lecturas críticas con el patriarcado eran más equilibradas en relación al espectáculo de horror y gore.


Esto no quita que la joven protagonista de Darlin', la actriz Lauryn Canny, tenga una interpretación brillante, y eso que no lo tenía nada fácil, teniendo responsabilidad en escenas sin habla y que por lo tanto piden mucha expresividad mientras se preserva la naturalidad. Lo hace genial. Y en cuanto a la mujer caníbal, interpretada por Pollyanna McIntosh, sus escenas son lo mejor de la película. Cada aparición suya merecen los aplausos del público, a base de asesinatos brutales así como también algunos momentos de humor novedosos en la saga, pero muy bien encajados. También está el secundario Cooper Andrews (The Walking Dead), que quizás le vemos algo desaprovechado, aunque aporta es mirada masculina lejos de los tópicos.

En cuanto a la dirección de Pollyanna como directora, apreciamos un interesante planteamiento estético. Aquí todo es más limpio y luminoso, algo que va ligado con la estética de la institución cristiana, en detrimento de la suciedad y oscuridad que predomina en The Woman. Además, esa luz que prevalece en la nueva vida de Darlin, que no solo le abre la puerta a aprender, a hablar y a comportarse, sino también a hacerse preguntas, dudar y hasta sugerir la libre preferencia sexual, sirve como una puerta abierta al conocimiento, que en el fondo remite al mito de la cueva de Platón ("el conocimiento te hace libre"). A todo esto, Pollyanna con su caníbal, aparece en momentos de oscuridad, remitiendo a esa alma salvaje e ingobernable. Está excelente Pollyanna con el tratamiento de la luz en Darlin’, todo tiene un sentido que acaba siendo bien plasmado.

Darlin' es una película de terror que continua lo sucedido en The Woman, sin tener una conexión directa. Sigue teniendo lecturas en clave de género además de una feroz crítica a la iglesia católica, y unas escenas de violencia la mar de sangrientas que arrancarán aplausos a los fans de la saga. Lástima que Darlin' no tenga la garra que muchos queríamos que tuviera. El espectador pierde la noción del tiempo y poco a poco se va alejando de la trama principal en favor de la pedagogía, la fe y las malas praxis de la iglesia, algo que no es nada nuevo pero que está bien de recordar. Darlin' pedía ser un poco más Jack Ketchum, más visceral e intensa, y que el espectador una vez metido en la trama ya no pueda salir de ella hasta el final. De todos modos, no negaremos que el espectáculo sangriento del tramo final de Darlin’ es muy bueno, y que argumentalmente la película está muy bien cerrada. Queremos más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario