Sitges 2019: [Crítica] 'Depraved' - Larry Fessenden - La Zona Muerta - Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Breaking

La Zona Muerta  -  Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Cine de terror, Manga, asesinos en serie

lunes, 14 de octubre de 2019

Sitges 2019: [Crítica] 'Depraved' - Larry Fessenden


-DIRECCIÓN: Larry Fessenden
-GUIÓN: Larry Fessenden
-AÑO: 2019
-DURACIÓN: 114 min.
-PAÍS: Estados Unidos
-MÚSICA: Will Bates
-FOTOGRAFÍA: James Siewert, Chris Skotchdopole
-REPARTO: David Call, Joshua Leonard, Alex Breaux, Ana Kayne, Maria Dizzia, Chloe Levine,Owen Campbell, Addison Timlin, Chris O'Connor, Alice Barrett, Andrew Lasky,Jack Fessenden, James Tam, 
-PRODUCTORA: Glass Eye Pix / Forager Films





De adaptaciones a la gran pantalla de la novela Frankenstein de Mary Shelley las ha habido de todo tipo. Realizadas por la Universal, luego por la Hammer Films, o la serie B de los 70 y 80, con películas tan alejadas del relato original como en Re-Animator o Frankenputa, o incluso la mirada del infame de Jesús Franco. Todas ellas bajo la dictadura de las tendencias artísticas y las preferencias del público, que han acabado volviendo a imaginar un relato original que, visto en perspectiva tras presenciar Depraved, ya apenas nos acordamos.

En efecto, Depraved es la última adaptación de la novela Frankenstein. Dirigida por Larry Fessenden (Escalofrío), la película altera por encima de todo contexto y situaciones respecto a la historia original, pero consigue preservar el debate ético y moral de la novela, así como la idea del mad-doctor, los personajes que hacen el trabajo sucio como Igor, y la evolución dramática del monstruo basada en la incomprensión de la criatura por parte de la sociedad. Depraved es una versión más, actualizada en contexto, pero decepcionante en conjunto por su ritmo tedioso y por ser incapaz de extraer el potencial dramático de una criatura que, por cierto, está magistralmente interpretada por Alex Breaux.


En Depraved es todo más dramático que terrorífico, más reflexivo que agresivo, y por lo tanto menos de género de lo que muchos hubiesen querido. No es una mala película, pero Fessenden, más conocido por su faceta de actor y de productor, nos aburre con un relato de casi dos horas donde pasan muy pocas cosas. Se nos habla de moral en medicina, y de la incomprensión de un monstruo que solo quiere sentirse vivo. Todo esto sin aportar nada nuevo ni extraer fuerza dramática suficiente al personaje, a pesar de tener momentos brillantes, como cuando el monstruo sale a la calle y descubre el mundo, que incluso emociona con la compañía de una banda musical que armoniza la situación. Posteriormente, suceden algunas escenas que captan la atención del público, en especial cuando se desarrolla el apetito sexual del monstruo, algo que le lleva a una espiral de muertes.

Depraved tiene un título muy engrescador, pero es sobretodo un drama de fantasía con poco nuevo a contar. Es una adaptación de la novela de Mary Shelley a la contemporaneidad, donde los neones de la noche, la droga y las prostitutas, chupas de cuero y partidos de ping-pong, personalizan la propuesta moderna de Fessenden. Volvemos a poner encima de la mesa el debate de siempre, y se desarrolla en la cotidianidad, pero sin novedades. Todo huele ha visto, y aunque la criatura genialmente caracterizada e interpretada tenga una presencia terrorífica, la película pedía más agresividad y más identidad. Quizás, el guion necesitaba que le regalara una novia al monstruo…ya sabéis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario