Sitges 2019: [Crítica] "I Trapped the Devil" - Josh Lobo - La Zona Muerta - Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Breaking

La Zona Muerta  -  Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Cine de terror, Manga, asesinos en serie

miércoles, 9 de octubre de 2019

Sitges 2019: [Crítica] "I Trapped the Devil" - Josh Lobo


-DIRECCIÓN: Josh Lobo
-GUIÓN: Josh Lobo
-AÑO: 2019
-DURACIÓN: 82 min.
-PAÍS: Estados Unidos
-MÚSICA: Ben Lovett
-FOTOGRAFÍA: Bryce Holden
-REPARTO: Chris Sullivan, Jocelin Donahue, AJ Bowen, Susan Burke, Scott Poythress, John Marrott, Rowan Russell




Después de años sin verse, un hombre casado visita a su hermano por sorpresa en fechas navideñas. Una vez llega a su casa, la actitud del hermano es tensa, y no tanto por el forzado reencuentro, sino porqué en su sótano tiene encerrado a una persona que, según él, se trata del mismísimo Diablo. La premisa de I Trapped the Devil es ésta, y partiendo de esta situación la película explora temas interesantes como la confianza, la paranoia y sobretodo el pánico a lo demoníaco.

I Trapped the Devil es una película que supone el debut al largometraje de Josh Lobo, y ha apostado por una narración corta y poco cargada de contenido. Se trata de una película de esas en que la manzana se va pudriendo hasta que en su tramo final todo detona. Todo en su conjunto es una ejercicio sobre el miedo, el miedo que nos genera oír a hablar del diablo y sobre la incertidumbre que genera la superstición.


La tensión nunca decae en la película, gracias a unas interpretaciones que van evolucionando en la trama y que exige a los actores un fuerte poder dramático. Sus momentos de pura tensión y miedo, son desarrollados en un único espacio escénico, la casa, donde todo reluce precisamente por la suciedad y el anacronismo de la decoración junto a la ornamentación navideña -llena de lucecitas simpáticas que nos remiten a Argento y Bava-, acaban generando un contraste contradictorio al espectador que nunca le hace sentir cómodo. Esto reforzado por una banda sonora con melodía tensa constante que genera opresión al espectador, y un sótano donde sabemos que hay algo maligno allí encerrado y de lo que todos los personajes hablan, pero que hasta el tramo final de la película no se desvelará que es. I Trapped the Devil es una película pequeña con tan solo un puñado de actores y un único espacio escénico, donde apenas pasa nada en sus cortos 82 minutos, pero que Josh Lobo consigue extraer tensión y opresión de lo poco que tiene, y hasta inquietar al espectador con algunas imágenes de recurso la mar de terroríficas.

En todo caso, más allá de que I Trapped the Devil nunca aburre, no se puede negar que el discurso narrativo es demasiado hermético y para un segundo visionado pueda dar algo de pereza. Se deduce poco de los “por qué” incluso al final de la película, y esto impide que el espectador se pueda sumergir por completo en los horrores que plantea.


Como decía antes, el misterio diabólico que aguarda I Trapped the Devil se resuelve en los últimos 15 minutos de película, y lo hace con un baño de sangre y una pequeña sorpresa. Tal y como imagináis, el mal puede surgir en cualquier lugar y con cualquier forma. Esto quizás ya lo sabíamos, pero la película nos lo recuerda con un ejemplo bien resuelto, pese a la pobreza narrativa previa solamente basada en el miedo a lo desconocido y la curiosidad. No pasa nada, la película es corta, intensa desde el minuto uno, y muy ligera de ver y disfrutar. A mi me gustó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario