Sitges 2019: [Critica] "Misterio en la Noche" - Adolfo Borinaga Alix Jr. - La Zona Muerta - Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Breaking

La Zona Muerta  -  Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Cine de terror, Manga, asesinos en serie

miércoles, 9 de octubre de 2019

Sitges 2019: [Critica] "Misterio en la Noche" - Adolfo Borinaga Alix Jr.


-TÍTULO ORIGINAL: Mystery of the Night
-AÑO: 2019
-DURACIÓN: 105 min.
-PAÍS: Filipinas
-DIRECCIÓN: Adolfo Borinaga Alix Jr.
-GUIÓN: Rody Vera, Maynard Manansala
-MÚSICA: Radha
-REPARTO: Solenn Heussaff, Benjamin Alves, Gina Alajar, Elizabeth Oropesa, Allan Paule





En forma de cuento folclórico, Misterio en la Noche es una historia de amor, drama y venganza situada en las Filipinas coloniales de 1900. Es una película de género fantástico que adentra al espectador a una historia con moraleja protagonizada por un hombre de ciudad que, tras pasar unos días de caza en solitario en el bosque, acaba conociendo a una mujer criada en en libertinaje y que fue apadrinada de pequeña por unas ninfas. Para la chica, esta relación con el cazador supondrá su primer amor, pero el destino hará que finalmente se vea expuesta a vivir el abandono del hombre (está casado y espera un hijo), algo que canalizará a través de una furia ciega que la llevará a cometer una sangrienta venganza.

Misterio en la Noche es una de las sensaciones en pequeño comité del presente festival de Sitges, y que muy probablemente pasará desapercibida por el público. Dirigida por el filipino Adolfo Borinaga Alix Jr., ya desde sus créditos iniciales deja claro al espectador que lo que contará forma parte de un cuento popular filipino con moraleja incluida, y de que en él se darán cita distintas criaturas fantásticas además de un final triste y explosivo. No iba mal encaminada esa introducción, y es que Misterio en la Noche es una historia de amor entre un civilizado y una mujer salvaje, que ella descubre por primera vez el amor y los placeres del sexo, algo que la acaba obsesionando. Esta relación de amor (o sexo solamente, si la miramos desde la perspectiva masculina) es fotografiada por el técnico Albert Banzón, con numerosas escenas en entorno natural y bajo la luz de la luna, consiguiendo retratar en imágenes las interpretaciones de Solenn Hussaff y Benjamin Alves que, sin apenas hablar, son capaces de transmitir con su cuerpo la atracción, la seducción, la excitación y finalmente la decepción por parte de ella. Es preciosa Misterio en la Noche, muy expresiva y poética, fruto de un buen hacer en la fotografía y las interpretaciones.


En medio de toda esta relación que mezcla la curiosidad al diferente y la excitación, la película expone algunos detalles que muestran a esa tribu -o ninfas más bien-, que no son del todo humanas. Una de ellas está caracterizada por distintos ojos que se reparten por su cuerpo. Pero es sobre todo en el tramo final, cuando la mujer salvaje se transforma en Aswang, un ser mitológico propio del folklore filipino, y que se muestra dispuesta a vengarse y a condenar a su querido al sufrimiento eterno. Ojo a la transformación, en que se puede ver como la mujer se parte el cuerpo en dos con sus propias manos, deforma su rostro y le salen alas, no sin antes realizar un acto que no desvelaremos. Brutal.

Y ojo a la posterior venganza del Aswang, más propia del gore italiano lleno de casquería de principios de los 80’ de Fulci y D’Amato, que de los litros de hemoglobina actual. Es decir, gore con intestinos expuestos, mutilaciones, canibalismo y fetos rotos a pedazos. A todo esto, el Aswang, no para de mover sus alas como un murciélago monstruoso, todo visualmente impecable y sin notarse apenas el CGI. Hay un gran trabajo de FX que sin duda contentará todos aquellos que busquen un final explosivo, con criaturas del inframundo y que, además, consigue no perder el norte ante la casquería y cerrar dramáticamente bien la venganza del Aswang. Y es que las vísceras no despistan al director Adolfo Borinaga Alix Jr. para conseguir un final brillante, muy sugerente y que además está acompañado por una música inmersiva que refuerza el poder dramático de las imágenes.

Sorpresa mayúscula en Sitges proveniente de la exótica Filipinas. No podemos negar que su arranque es excesivamente tedioso y le cuesta encarar la trama principal, pero es que Misterio en la Noche, más allá de la casquería final o el fantástico, es una película de amor frustrado y venganza, capaz de transmitir mucha sensibilidad y con una moraleja al final. Preciosa y cruda a partes iguales, y todo relacionado con las tradiciones locales filipinas, algo que me ha parecido fascinante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario