Sitges 2019: [Crítica] 'Sadako' - Hideo Nakata - La Zona Muerta - Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Breaking

La Zona Muerta  -  Cine de Terror, Manga y Asesinos en Serie

Cine de terror, Manga, asesinos en serie

domingo, 13 de octubre de 2019

Sitges 2019: [Crítica] 'Sadako' - Hideo Nakata


-TÍTULO ORIGINAL: Sadako
-AÑO: 2019
-DIRECCIÓN: Hideo Nakata
-GUIÓN: Noriaki Sugihara (Novela: Kôji Suzuki)
-DURACIÓN: 99 min.
-PAÍS: Japón
-REPARTO: Eliza Ikeda, Himeka Himejima, Ren Kiriyama, Hiroya Shimizu, Rie Tomosaka,Takashi Tsukamoto
-PRODUCTORA: Kadokawa





No es un secreto decir que la carrera del cineasta Hideo Nakata desde hace años lleva sumergida al fondo del pozo, a base de seguir insistiendo en un género, como es el horror, pero incapaz de reencontrarse con su mejor versión tal como hizo hace 15-20 años con aquellas Ringu, Ringu 2 o Dark Water. Quizás como vía escapatoria, Nakata accedió a dirigir la última entrega de la franquicia de películas que él mismo inauguró con Ringu, una saga que ha navegado entre secuelas, precuelas, crossovers y hasta el 3D, distorsionando cada vez más lo que él mismo planteó en su día a la vez que anteriormente lo relató el creador original de la historia, Kôji Suzuki. Sadako, la última entrega de la saga, es un intento de Hideo Nakata por volver a los orígenes terroríficos del fantasma más popular de Japón, basándose en la novela Tide, el sexto y último libro de la saga escrito por Suzuki.

El intento de Nakata ha sido un desastre, así de simple. Sadako es una secuela que deja claro al espectador que la franquicia de películas está agotada y que ni si quiera el intento por aportar un tono más serio y terrorífico ha acabado funcionando. Y esto que la premisa inicial de la película tiene un planteamiento interesante, como es una posible reencarnación del fantasma de Sadako en una niña de Tokio que la induce a realizar una desgracia. También toma protagonismo la desaparición de un YouTuber que acaba topándose con Sadako; y su hermana, una enfermera que emprenderá un viaje hasta la isla de Oshima en busca de su hermano desaparecido. Un triangulo de personajes que se acaban entrelazando para una trama que deja de lado las cintas VHS y las llamadas avisándote del tiempo que te queda la vida, para intentar inaugurar un nuevo hilo argumental centrándose en explorar un poco más el pasado de la villana y así abrir la puerta a que se pueda generar nuevo material en el futuro.


No negaremos que el planteamiento ha sido acertado, pero la propuesta es decepcionante. Sadako ha quedado tan obsoleta como las cintas VHS, y la nueva propuesta de Nakata naufraga a la hora de generar miedo al espectador o situaciones terroríficas, que más bien son pocas. No creo que la película sea aburrida, pero Sadako necesita reinventar sus apariciones, porqué Nakata ha sido incapaz de generar con ella sensación de peligro, de notar la hostilidad del personaje y mantenernos tensos hasta el clímax final. Y ojo con ese clímax final, impropio de una franquicia que puede presumir de habernos generado pesadillas por las noches.

Si hay algo a salvar en Sadako es el intento de Nakata por distanciarse de lo visto en anteriores películas, en explorar el pasado y abrir la puerta a un nuevo futuro, esto sin olvidar algunos de los detalles característicos de la saga, como son el vídeo mortal, las llamadas o aquél inolvidable susto final de Ringu. Todo esto está reciclado en Sadako con cierta imaginación.



Sadako no es una buena película. La saga vuelve al terror y se esfuerza por ofrecer algo fresco y digno, pero el intento se queda en eso, en un intento. No sé qué pensar ya... supongo que lo ideal es dejar a Sadako en el fondo del pozo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario