[Crítica] Into the Dark: 'Culture Shock' - Gigi Saul Guerrero, 2019 - LaZonaMuerta.com | Noticias de cine de terror independiente

Breaking

jueves, 30 de abril de 2020

[Crítica] Into the Dark: 'Culture Shock' - Gigi Saul Guerrero, 2019


-TÍTULO ORIGINAL: Into the Dark: Culture Shock (TV)
-DIRECCIÓN: Gigi Saul Guerrero
-GUION: James Benson, Efrén Hernández, Gigi Saul Guerrero
-AÑO: 2019
-DURACIÓN: 90 min.
-PAÍS: Estados Unidos
-FOTOGRAFÍA: Byron Werner
-REPARTO: Martha Higareda, Richard Cabral, Shawn Ashmore, Barbara Crampton, Jordan Austin Smith, Corey Fogelmanis, Creed Bratton, Annie Q., Katie Wilson, Seri DeYoung, Hugo Armstrong, Julian Works
-PRODUCTORA: Blumhouse Television / Blumhouse Productions. Distribuida por Hulu





El drama de la inmigración azota a un lado y otro del Atlántico. En ambos sitios, los emigrantes suelen emprender largos caminos por los cuales se ven expuestos a situaciones horribles, pero que no les impide a seguir avanzando hacia su sueño, que es el de llegar a un nuevo hogar donde, según creen, encontrarán la paz, la libertad y el bienestar para gestar su propia familia. Nada más lejos de la realidad.

Culture Shock es el episodio 10 de la serie televisiva 'Into the Dark', creada por Blumhouse Television para la plataforma Hulu. Ha sido dirigido por la cineasta mexicana Gigi Saul Guerrero (conocida también como “la muñeca del terror”), una joven directora (y actriz) que acumula numerosos cortometrajes de género de terror exitosos como El Gigante, además de haber participado en antologías de relevancia como México Barbaro y ABCs of Death 2. Este telefilm supone el salto al largometraje, y en él explora en clave de género el drama humanitario de la inmigración ilegal en la frontera entre México y Estados Unidos.


La película sigue a Marisol, una mujer mexicana embarazada que intenta cruzar ilegalmente la frontera para llegar a Estados Unidos, y así criar a su futuro hijo en un país más bien-estante. Una vez en el país de Trump, empezará su pesadilla.

En forma de crítica social, la película explora, como su título indica, el impacto cultural que sufren los inmigrantes al llegar a Estados Unidos, en lo que son sus expectativas que acaban diferidas de la realidad. La película se dirige allá donde más duele, y es que si por algo se caracteriza Gigi Saul Guerrero es en la visceralidad de sus propuestas. No obstante, esta vez la visceralidad es más conceptual que visual, muy al estilo Black Mirror. El guión es inteligente y le exige implicación al espectador, aunque creemos que está ligeramente pasado de roscas, propiciando a veces el despiste. También echamos en falta un final algo más contundente, más de género, con más épica.

Culture Shock se desarrolla en apenas 4-5 escenarios, sin virguerías en la fotografía ni una banda sonora que emocione. Se la nota con menos pasta que otras producciones Blumhouse, pero la película igualmente puede presumir una corrección absoluta en cuanto a su acabado. Quizás demasiado correcta a mi gusto.

En todo caso quiero dejar claro que la película se aguanta muy bien en sus 90 minutos, gracias en parte a un reparto de actores distinguidos, tales como la protagonista Martha Higareda, así como por Barbara Crampton (imagen inferior), Creed Brathon, Shawn Ashmore y un espectacular Richard Cabral. Varios ellos tienen un carisma propio que dan juego a la historia, y además evolucionan a la trama. 


Culture Shock no es estrictamente una película de terror. Es una película que aprovecha el género para reflejar un drama humanitario que azota a diario tanto a los países mediterráneos como también a Estados Unidos. Pocas veces un tema tan delicado ha sido tratado con tanta contundencia y empatía, así como también con cierta originalidad en su concepto, propiciando la reflexión sin descuidar el entretenimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario