[Crítica] 'Yummy' - Lars Damoiseaux, 2019 - LaZonaMuerta.com | Noticias de cine de terror independiente

Breaking

domingo, 11 de octubre de 2020

[Crítica] 'Yummy' - Lars Damoiseaux, 2019

 


-DIRECCIÓN: Lars Damoiseaux

-GUIÓN: Lars Damoiseaux, Eveline Hagenbeek

-AÑO: 2019

-DURACIÓN: 88 min.

-PAÍS: Bélgica

-MÚSICA: Nico Renson

-FOTOGRAFÍA: Daan Nieuwenhuijs

-REPARTO: Maaike Neuville, Bart Hollanders, Benjamin Ramon, Clara Cleymans, Annick Christiaens, Eric Godon, Joshua Rubin, Taeke Nicolaï, Tom Audenaert, Noureddine Farihi, Dimitri Thivaios, Louise Bergez, Stijn Van Opstal, Isabelle van Hecke, Hannelore Vens

-PRODUCCIÓN: 10.80 Films, A Team Productions, Everstory Productions. Distribuida por Raven Banner Entertainment






“Los gordos somos los mejores” decía un amigo punk que le daba todo igual, de esos que vivió rápido y murió joven (que en paz descanse). Él seguramente nunca hubiera pisado una clínica de cirugía estética para quitarse un tatuaje, rejuvenecer su piel o reducirse las tetas que tenía fruto de su obesidad. Le daba todo igual, porqué tenía salud mental. Pero hay gente que si, gente con cuerpo privilegiado que igualmente decide poner en riesgo su salud para mejorar detalles de su cuerpo, como la protagonista de Yummy, que acude a una clínica de estas para reducir su enorme talla de pecho. ¿Hay algo podrido en el interior de estas personas? Quizás si, y Yummy se encarga de dar forma a esta metáfora.


Yummy es una película en que los buscadores de belleza mediante cirugía acaban convertidos en horrible zombies. Un mad doctor en busca de detener el envejecimiento es el culpable. Nada nuevo a primera vista, pero a veces menos es más, y a veces hacer bien lo sencillo no resulta tan fácil. Yummy una comedia de terror que consigue los aplausos del público, y se postula como una de las mejores películas de zombies de los últimos años.



Yummy sigue a la protagonista tetuda (Maaike Neuville) y a un grupo de supervivientes, que quedan encerrados dentro de la clínica y deberán encontrar una salida para huir. Claro que, los zombies no se lo pondrán fácil. En todo este proceso, Yummy es agresiva cuando toca y con un humor negro bastante dosificado también cuando toca, evitando así la burla. Además, consigue no decaer en ningún momento gracias a un ritmo rápido lleno de acción y muertes que no da pie al aburrimiento. También ayudan un puñado de personajes estereotipados que dan juego a la historia.


Y es que su director, el debutante de origen belga Lars Damoiseaux, confecciona un guion con esmero, con escenas de esas que se quedan grabadas en la memoria. Se nota mimo en Yummy, que está hecha por fans y para fans, y escenas como la del pene amputado lo demuestran.




Cabe destacar también su generosidad en el gore físico, aunque hay que retraerle que el refuerzo que le hace a través del cgi no acaba de ser convincente, se ve pobre todo lo digital.


Anotad bien este curioso título, Yummy, película belga del 2020 dirigida por Lars Damoiseaux en lo que es su debut al cine. Lo hace con una película de zombies de corte clásico, con un mensaje moderno y una forma atractiva. Quizás Yummy no dice nada nuevo, básicamente porqué le preocupa mucho más que el fan del terror disfrute como un enano, y lo consigue.



No hay comentarios:

Publicar un comentario